Lun. Ago 2nd, 2021

Un brote en Sallent con 30 contagiados muestra el riesgo que suponen coros y karaokes por la propagación del virus en el aire al alzar la voz en locales mal ventilados,

El pasado 10 de marzo, el ensayo de un coro en el estado de Washington supuso uno de los primeros casos supercontagiadores de covid en EE UU. Mil veces citado en estudios y en medios de comunicación, se infectaron 53 de los 61 asistentes al ensayo, a pesar de que guardaron distancia y no se saludaron. Dos de los enfermos murieron. Medio año después, el 11 de septiembre, el ensayo de un coro en Sallent (Barcelona) ha provocado 30 contagios y unos cuarenta aislados. En estos seis meses, numerosos coros —y karaokes— han sufrido brotes en todo el mundo, como en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. Los especialistas no dejan de advertir: cantar es una actividad de riesgo. Alzar la voz —en un coro lo hacen todos de forma continuada— provoca que expulsemos más partículas potencialmente contagiosas.

Seguir leyendo

Por