Mar. Mar 2nd, 2021

Chumy Chúmez era el referente de un quinteto de humoristas de muy alto nivel,

La ley de prensa de 1966 había acabado con la censura previa. Ya no había que pasar por la humillación de tener que llevar las galeradas de los libros, periódicos y revistas al ministerio para que un censor, según el grado de su acidez de estómago, de su servilismo político o fanatismo religioso, te prohibiera o tachara con un lápiz rojo las páginas de una novela, tirara tu artículo a la papelera o con el dedo en los labios te mandara callar. Con esa ley, el ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, había cortado las alambradas, pero había dejado esa tierra de nadie sembrada de minas, que podían hacer saltar por los aires, no solo la edición entera del libro o del periódico, sino también al autor, al editor y a la empresa.

Seguir leyendo

Por