Sáb. May 8th, 2021

El desaparecido percusionista fue clave en la creación de Ojos de Brujo y ayudó a definir el sonido mestizo e híbrido de la ciudad,

“Puedes encontrar un Renault Saxo amarillo, con barras antivuelco, dos alerones, doble escape y quemando rueda. Luego ves pasar un Mercedes a 20 por hora. Él era el Mercedes”. Lo dice Ramón Jiménez, el guitarrista gitano de Ojos de Brujo, la banda que plantó en la escena internacional el sonido mestizo que evolucionado aún es una de las sonoridades propias de Barcelona. Aún hoy al hablar de Xavi Turull, fallecido en enero a los 59 años, le tiembla la voz, pero Ramón continúa y rememora “cuando le conocí recuerdo que pensé que conocía las bulerías como un gitano”. Xavi sintió lo mismo, pero a la inversa, creyó que con un gitano como Ramón podría hacer reggae y hip-hop. El resto es tan historia que esta noche, en las fiestas de la Mercè, se rinde homenaje al percusionista fallecido con la presencia de casi todos los miembros de Ojos de Brujo, los ausentes lo son por imposibilidad no por deseo, y miembros de grupos y artistas como Joan Garriga, La Pegatina, Txarango, Lenacay, Kejaleo, Calima y otros artistas sorpresa que recogen el legado tanto de Turull como de Ojos de Brujo.

Seguir leyendo

Por