Jue. Abr 15th, 2021

El observatorio anual concluye que, durante la cuarentena, 11 de cada 100 internautas entraron por primera vez en webs con obras no autorizadas,

Cada vez que alguien elige meterse en una web pirata pone un granito de arena para destruir puestos de trabajo directos e indirectos. El pasado año, en el sector cultural, se perdieron casi 120.000. O eso calcula, al menos, el Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales, presentado este viernes. El análisis, publicado anualmente, se centra en 2019, donde detectó una caída del 5% en el acceso a contenidos no autorizados, pero esta vez se ha ampliado para cubrir también la crisis del coronavirus y la vuelta a la nueva normalidad, donde se registraron mínimos históricos. En cambio, el confinamiento ha sido un eslabón para que se reactive la oferta ilegal de contenidos: más usuarios, más portales y más accesos. En esas fechas, 11 de cada 100 internautas accedieron por primer vez a estos sitios web, según el informe.

Seguir leyendo

Por