Mar. Mar 2nd, 2021

El gallego Abraham Cupeiro, descubridor de instrumentos remotos, reinventa en el disco ‘Pangea’ el sonido ancestral del mundo,

La culpa de todo la tienen las pelis de romanos. Esas en las que las trompetas anuncian con apenas dos o tres notas ridículas la irrupción de los gladiadores en la arena. “Es impensable que las culturas antiguas no tuviesen mucho más desarrolladas sus habilidades musicales”, reflexiona Abraham Cupeiro, un lucense de 40 años que ha hecho de los sonidos de la antigüedad no ya un modo de vida, sino su propia razón de ser. “Los griegos eran maestros consumados de la filosofía, las matemáticas y el teatro, así que su música también debía de ser algo espectacular. A Aristóteles seguro que le gustaba silbar y tararear canciones…”.

Seguir leyendo

Por