Mié. Mar 3rd, 2021

Un nuevo libro estudia los espacios donde se desarrolló el movimiento en su vertiente madrileña,

Durante los años ochenta, contaban una curiosa anécdota. Se supone que un dignatario extranjero (una ministra, especificaban algunos) llegó anhelante a Madrid y preguntó dónde estaba “la oficina de la movida”. Nos reíamos, claro, de la ingenuidad guiri: aquel movimiento venía desde abajo, había superado el bache discográfico de 1981-1982 y no necesitaba una legitimación institucional (aunque sí aceptaba sus dineros).

Seguir leyendo

Por