Lun. Jun 21st, 2021

Los análisis forenses determinan que el hijo de Enrique II de Castilla no tenía más de un año y medio cuando falleció en 1366, pero no pueden confirmar que la causa fuera una caída al vacío,

La última tecnología del siglo XXI no ha podido ni desmentir ni confirmar una de las leyendas más conocidas de Segovia: la caída desde una ventana del alcázar del infante don Pedro, hijo de Enrique II de Castilla, y el inmediato suicidio de su cuidadora al descubrir el destino mortal del pequeño. Es más, las indagaciones de los historiadores, antropólogos y forenses de la Universidad de Granada y del Hospital Clínico Universitario San Cecilio que han analizado los restos mortuorios del niño y que se dieron a conocer este viernes en rueda de prensa han provocado más preguntas que respuestas. Ni la edad del fallecido, ni los daños que presentan sus huesos, ni las ropas halladas en su tumba coinciden con el relato popular, pero tampoco demuestran que este sea falso.

Seguir leyendo

Por