Lun. Ago 2nd, 2021

Ponce y Curro Díaz cortan orejas, pero se muestran por debajo de la noble corrida de Juan Pedro Domecq,

Hay que ser muy, muy aficionado a los toros para aguantar una faena de Ponce en la tele, y no sucumbir a la tentación de ir al baño, prepararse un cafelito o comentar el partido de ayer. Hay que ser muy aficionado para aceptar que el torero pasee las dos orejas de un toro encastado, incansable en sus embestidas, y desperdiciado por un maestro emérito que repite una y mil veces una tauromaquia trasnochada, ventajista, despegada y aburrida hasta el límite del aguante.

Seguir leyendo

Por