Mar. Mar 9th, 2021

El porteador, fallecido el lunes, sumó 10 cimas del Everest sin oxígeno y eso le permitió cambiar su rol por el de guía,

El destino de los miembros de éxito de la etnia sherpa pasa por la capital de Nepal, Katmandú. Allí fijan su residencia fuera de la temporada de ascensiones y su retiro definitivo, dejando atrás su valle de residencia, el Solokhumbu, buscando el atractivo de las grandes urbes, sus médicos y hospitales, la idea final de progreso con la que apenas se atrevían a soñar a finales del pasado siglo. Allí murió el pasado lunes a los 72 años Ang Rita, junto a Tenzing Norgay (el acompañante de Edmund Hillary en la primera ascensión al Everest, en 1953) el sherpa más ilustre que recuerdan expertos y despistados. Sus restos ardieron dos días después en una ceremonia budista celebrada en la confluencia de los ríos Bagmati y Bishnumati y decorada con honores nacionales… un gesto del mismo Gobierno que no supo asistirle cuando sufrió un derrame en 2017 que segó su calidad de vida.

Seguir leyendo

Por