Lun. Ago 2nd, 2021

La crisis económica dispara el interés por los coches viejos y baratos mientras los concesionarios pronostican un recorte de las ventas,

La pandemia ha azotado con fuerza a la economía familiar, pero los españoles continúan necesitando un coche para ir a trabajar. Ahora más que nunca, por el temor al contagio en el transporte público. “He dejado de coger el metro por la covid”, comenta Patricia Vega, una madrileña de 23 años que estrena coche de segunda mano. Pensó en comprarse uno nuevo, pero encontró una ganga en una tienda de vehículos de ocasión y se decidió por uno matriculado en 2012.

Seguir leyendo

Por