Dom. Ago 1st, 2021

El sector cifra las pérdidas en unos 10.000 millones de euros, denuncia que se ha estigmatizado su actividad y pide un plan de rescate para asegurar su supervivencia,

La discoteca Es Paradís, en Ibiza, no ha levantado la persiana desde septiembre del año pasado. En la sala Razzmatazz, en Barcelona, no actúa ninguna banda desde marzo. El pub The Muse, en Valencia, llevaba casi tres semanas de actividad cuando a mediados de agosto se decretó el cierre para contener los rebrotes de covid-19. Historias como estas se repiten una y otra vez, y los empresarios aseguran que el ocio nocturno se desangra sin apenas ayudas. El sector, del que dependen unos 300.000 trabajadores directos e indirectos, cifra las pérdidas en unos 10.000 millones de euros.

Seguir leyendo

Por