Lun. Mar 1st, 2021

El ciclista francés gana el Mundial con el ataque que había anunciado la víspera, a 11 kilómetros de la meta, al que no pudo responder Van Aert. Valverde termina octavo,

Julian Alaphilippe pedalea solo sobre la cresta de yeso y todo el mundo que lo ve desea ser él, estar donde él, sentirse como él, su emoción. Y no pedalea, cabalga, más bien, como un jinete del pony express, y el mundo a sus pies, abajo se extiende, y se come el viento y el helicóptero se acerca, casi en trance su cámara, y cuenta su ataque, su libertad, su pasión hermosa, solo contra todos, con un trávelin, que no es un movimiento sino una declaración de principios, como los de John Ford en Monument Valley.

Seguir leyendo

Por