Sáb. Feb 27th, 2021

Familias destrozadas de todo el mundo rememoran la muerte de sus seres queridos y lamentan el duelo que les robó el virus. Son los padres, hermanos, viudos y huérfanos de la covid,

En un jardín de Washington, una nieta contempla como florecen unas “malditas petunias”, las últimas que plantó su abuelo. En una habitación de Sevilla, unos padres tienen la mirada perdida en la colección de cómics de su hijo. En Yakarta, una mujer no ha podido aún visitar la tumba de su esposo. A kilómetros de distancia, en todos los rincones del mundo, viudas y viudos, hermanos, huérfanos comparten un mismo dolor. Un millón de familias suman a la ausencia de sus seres queridos el no haber podido despedirse de ellos.

Seguir leyendo

Por