Dom. Mar 7th, 2021

Angelo Becciu, desposeído de sus derechos como prelado por un supuesto caso de malversación y por favorecer a familiares, afirma que el Pontífice tiene “información errónea”,

Un nuevo seísmo ha vuelto a hacer temblar los muros del Vaticano. El jueves por la tarde, en una inesperada audiencia de alto voltaje que duró 20 minutos, el papa Francisco desposeyó de todos sus derechos como cardenal a Angelo Becciu, un influyente prelado que había ejercido importantes papeles en los pontificados de Benedicto XVI y del propio Francisco, quien le entregó la birreta púrpura en 2018. La medida, de una violencia inusual, es una tremenda deshonra e implica, entre otras cosas, la exclusión del cónclave que elegirá al próximo Papa. Becciu fue obligado a dimitir también de su cargo como prefecto de su ministerio, la Congregación para las Causas de los Santos. El Vaticano lo comunicó en dos escuetas líneas sin explicaciones, pero la decisión del Papa se tomó tras conocer detalles de un supuesto uso de fondos destinados a la caridad para sufragar una cooperativa familiar. “No sé si soy objeto de una vendetta, pero soy inocente. Al Papa le han dado información errónea”, ha defendido este viernes ante un grupo de periodistas en una comparecencia.

Seguir leyendo

Por