Mar. Mar 2nd, 2021

Los rojiblancos arrollan al equipo de Diego Martínez con una exhibición de juego ofensivo y contundencia,

Liderado por un centrado y liberado João Félix, el Atlético dio cuenta del Granada, que se presentaba en el Metropolitano como líder del campeonato y con su prurito de equipo europeo. Fue destrozado por un chico que hace fluir el juego con tanta plástica como eficacia. Dejó una tarde de cambios de ritmos, paredes, sombreros, ruletas y pases de gol que fueron otro grito de libertad para su talento. Jugó por dentro, bajando a recibir en las zonas más complejas para armar juego y salió airoso en casi todas sus intervenciones. El penalti provocado que falló Saúl y el inicio de la jugada, la asistencia a Correa y el tanto que hizo fueron la guinda a su excelsa actuación. Cuesta entender cómo Simeone, su cuerpo técnico y sus propios compañeros no acaban de darle la responsabilidad de los lanzamientos desde el punto de penalti. Con la llegada de Luis Suárez, la suerte parece tener al menos un dueño definitivo y a un verdadero especialista. El charrúa debutó y no defraudó. El segundo balón que tocó dejó solo a Llorente para que pusiera el cuarto gol. Luego, rozo el tanto tras una buena pared enhebrada con Koke. Y dejó su selló de goleador con una parábola de cabeza y otro gol que le resume. Un disparo de primeras y un instinto matador para remachar el rebote procedente del palo. En poco más de media hora evidenció el impacto que puede generar su fichaje. Los seis goles ratificaron una prometedora bacanal ofensiva.

Seguir leyendo

Por