Jue. Abr 15th, 2021

La juez es una devota católica que el presidente consideró para el cargo vitalicio tras la jubilación de Anthony Kennedy en 2018,

Amy Coney Barrett podría convertirse a sus 48 años en la juez más joven del Tribunal Supremo y en la quinta mujer de la historia en formar parte de la máxima Corte de Estados Unidos, según informa este viernes la prensa estadounidense. Para los republicanos, Barrett, católica y contraria al aborto, es la candidata ideal para un cargo vitalicio centrado en la interpretación de la Constitución. Como el fallecido juez Antonin Scalia, para quien la letrada trabajó más de 10 años, se define como una “originalista” o “textualista”; es decir, que busca atenerse de manera estricta al texto de la Constitución y trata de aplicar en sus sentencias la intención original que tuvieron sus artífices en 1787. La magistrada pertenece a la Sociedad Federalista, la organización judicial conservadora sobre la que se ha apoyado el presidente Donald Trump a la hora de elegir jueces para el Supremo.

Seguir leyendo

Por