Dom. May 9th, 2021

Los agentes dieron con plantas de hasta tres metros de altura en un terreno de difícil acceso entre vegetación forestal,

Una plantación de marihuana se escondía entre el monte burgalés con plantas de hasta 3,5 metros de altura que permanecían ocultas gracias a su ubicación: un terreno inhóspito, rodeado de vegetación y con barreras naturales como terraplenes y arroyos. La Guardia Civil encontró esta plantación en una zona boscosa cercana a los Montes de Oca (noroeste de Burgos) gracias a la colaboración de los vecinos de estos pueblos, que les informaron de movimientos sospechosos por parte de vehículos ajenos a la comarca. Los agentes hicieron sus pesquisas, localizaron el cultivo y allí detuvieron el pasado lunes a dos personas mientras cuidaban de sus plantas. La operación se salda también con 415 plantas que serán destruidas, traducidas en 266 kilos de “peso verde” de la variedad cannabis sativa.

Seguir leyendo

Por