Mié. Ago 4th, 2021

‘El dilema de las redes’ es un púlpito de pelmas conversos y desengañados: quien cree que el mundo se desliza por un inodoro suele tener razón, pero la razón de Perogrullo,

Hacia la mitad de El dilema de las redes, el documental de Netflix sobre los peligros de estar todo el día dándole duro al telefonito, cogí el móvil y empecé a trastear en Facebook. Menos mal que el programa no iba sobre los peligros del alcoholismo, porque me habría arrimado al mueble-bar para amorrarme a cualquier licor que hubiera a mano, incluidos esos pacharanes y esos limoncellos que nadie quiere y que no recuerdas por qué compraste. Me abracé a Facebook con la ansiedad del adicto que retrataban en el documental, y disfruté un rato del ingenio y la inteligencia de otros adictos como yo, a quienes di generosos megusta y entusiastas corazones, para alimentar el monstruo.

Seguir leyendo

Por