Dom. Ago 1st, 2021

Tras una cola de decenas de personas, Jacqueline Lugo y Jonathan Ribero hacían frente a uno de los primeros días desapacibles del otoño. A las puertas de la parroquia de San Juan de Dios, en la UVA de Vallecas
, no hay distinciones: todas las personas que desfilaban y mostraban un papel recibían su parte del reparto. El viernes tocaba leche, bebida y productos de limpieza. Algunos, no obstante, cargaban más bolsas. «Somos siete en casa», explicaba Jacqueline. Un número que trae problemas en tiempos de pandemia.

En apenas 50 metros cuadrados, aislar un contagio se antoja imposible para muchas familias numerosas. En la región hay 426.457 hogares con cinco o más miembros, el 6,4 por ciento del total, según datos del… Ver Más,
Tras una cola de decenas de personas, Jacqueline Lugo y Jonathan Ribero hacían frente a uno de los primeros días desapacibles del otoño. A las puertas de la parroquia de San Juan de Dios, en la UVA de Vallecas
, no hay distinciones: todas las personas que desfilaban y mostraban un papel recibían su parte del reparto. El viernes tocaba leche, bebida y productos de limpieza. Algunos, no obstante, cargaban más bolsas. «Somos siete en casa», explicaba Jacqueline. Un número que trae problemas en tiempos de pandemia.

En apenas 50 metros cuadrados, aislar un contagio se antoja imposible para muchas familias numerosas. En la región hay 426.457 hogares con cinco o más miembros, el 6,4 por ciento del total, según datos del… Ver Más

Por