Jue. May 6th, 2021

Los datos de incidencia acumulada de Covid-19 en ciertos puntos de la Comunidad de Madrid presagiaban que el radio de acción de las medidas sería superior al anunciado, pero hasta ocho zonas problemáticas, con los contagios disparados y en ocasiones por encima de barrios cerrados, han eludido el confinamiento. Lavapiés, con una tasa de 1.037 casos por cada 100.000 habitantes, entraba en todas las quinielas desde hace días, pero no tendrá restricción alguna hasta nueva orden. Tampoco otros tres puntos de la capital y cuatro en el resto de la región.

En contraste con la posición del Ministerio de Sanidad, los grupos de la oposición en la Asamblea y el Ayuntamiento de Madrid y algunos de los alcaldes afectados, desde el Ejecutivo regional insisten en que estas áreas básicas de salud, pese a lo llamativo de las cifras, no cumplen con los requisitos necesarios para que se sometan a esta suerte de confinamiento selectivo. La explicación de la consejería de Sanidad, defendida ayer por el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, es que sí superan los mil contagios por cada 100.000 habitantes, pero no los otros dos que marca su criterio.

Como ha reiterado la consejería en la última semana, para que la Comunidad limite la movilidad y restrinja aforos y horarios en los locales de hostelería -al 50% y hasta las 22 horas- es preciso que además presenten una incidencia acumulada con tendencia estable y una contigüidad geográfica que facilite un confinamiento perimetral de la circulación. Si bien Lavapiés sería una especie de isla en mitad del distrito Centro de la capital, en contra del requisito de proximidad, lo cierto es que además de la incidencia acumulada en los últimos 14 días Lavapiés también muestra una estabilidad en los datos desde principios de septiembre, siempre sobre el millar.

El caso de este céntrico barrio, no obstante, no es aislado. Una situación similar atraviesan Villaamil (distrito de Tetuán), Canillejas (San Blas-Canillejas) y San Isidro (Carabanchel), Las Fronteras (Torrejón de Ardoz), Alcalde Bartolomé González (Móstoles), Sierra de Guadarrama (Collado Villalba), y Villa del Prado y Aldea del Fresno, que aunque son dos municipios completamente independientes comparten la misma zona básica de salud.

Especialmente evidente es el caso de Torrejón, que actualmente presenta una incidencia acumulada de 1.151 casos por cada 100.000 habitantes. Preguntado por esta cuestión, Zapatero reiteró ayer que es ineludible que se den los tres supuestos. «No cuentan con una tendencia alza y de fácil control geográfico», aseguró.

Frente de alcaldes del PSOE
La presión del ministro de Sanidad, Salvador Illa, para confinar la región tuvo eco en algunos de los alcaldes de las zonas bajo control, conformando un frente común del PSOE contra las medidas del Gobierno regional. Móstoles, Fuenlabrada y Parla -que ya lo pidió el pasado martes- reiteraron ayer a Isabel Díaz Ayuso que amplíe las restricciones y, si es preciso, confine todo un municipio. «No hay madrileños de primera y madrileños de segunda, es necesario que la presidenta de la Comunidad de Madrid asuma su responsabilidad y adopte medidas más duras y más contundentes», dijo Noelia Posse, regidora de Móstoles. Javier Ayala, su homólogo en Fuenlabrada, anunció que el ayuntamiento que dirige iniciará acciones legales contra el criterio sanitario de la Comunidad.

El Ejecutivo autonómico, por su parte, insiste que este es el camino a seguir. «Nuestra misión es ayudar a las personas. Las medidas que estamos tomando son las adecuadas. Test masivos, aforos, cuarentenas y el resto, a seguir adelante. Y Barajas…», defendió ayer Ayuso, en alusión también a la falta de control en el aeropuerto, competencia del Gobierno central.,
Los datos de incidencia acumulada de Covid-19 en ciertos puntos de la Comunidad de Madrid presagiaban que el radio de acción de las medidas sería superior al anunciado, pero hasta ocho zonas problemáticas, con los contagios disparados y en ocasiones por encima de barrios cerrados, han eludido el confinamiento. Lavapiés, con una tasa de 1.037 casos por cada 100.000 habitantes, entraba en todas las quinielas desde hace días, pero no tendrá restricción alguna hasta nueva orden. Tampoco otros tres puntos de la capital y cuatro en el resto de la región.

En contraste con la posición del Ministerio de Sanidad, los grupos de la oposición en la Asamblea y el Ayuntamiento de Madrid y algunos de los alcaldes afectados, desde el Ejecutivo regional insisten en que estas áreas básicas de salud, pese a lo llamativo de las cifras, no cumplen con los requisitos necesarios para que se sometan a esta suerte de confinamiento selectivo. La explicación de la consejería de Sanidad, defendida ayer por el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, es que sí superan los mil contagios por cada 100.000 habitantes, pero no los otros dos que marca su criterio.

Como ha reiterado la consejería en la última semana, para que la Comunidad limite la movilidad y restrinja aforos y horarios en los locales de hostelería -al 50% y hasta las 22 horas- es preciso que además presenten una incidencia acumulada con tendencia estable y una contigüidad geográfica que facilite un confinamiento perimetral de la circulación. Si bien Lavapiés sería una especie de isla en mitad del distrito Centro de la capital, en contra del requisito de proximidad, lo cierto es que además de la incidencia acumulada en los últimos 14 días Lavapiés también muestra una estabilidad en los datos desde principios de septiembre, siempre sobre el millar.

El caso de este céntrico barrio, no obstante, no es aislado. Una situación similar atraviesan Villaamil (distrito de Tetuán), Canillejas (San Blas-Canillejas) y San Isidro (Carabanchel), Las Fronteras (Torrejón de Ardoz), Alcalde Bartolomé González (Móstoles), Sierra de Guadarrama (Collado Villalba), y Villa del Prado y Aldea del Fresno, que aunque son dos municipios completamente independientes comparten la misma zona básica de salud.

Especialmente evidente es el caso de Torrejón, que actualmente presenta una incidencia acumulada de 1.151 casos por cada 100.000 habitantes. Preguntado por esta cuestión, Zapatero reiteró ayer que es ineludible que se den los tres supuestos. «No cuentan con una tendencia alza y de fácil control geográfico», aseguró.

Frente de alcaldes del PSOE
La presión del ministro de Sanidad, Salvador Illa, para confinar la región tuvo eco en algunos de los alcaldes de las zonas bajo control, conformando un frente común del PSOE contra las medidas del Gobierno regional. Móstoles, Fuenlabrada y Parla -que ya lo pidió el pasado martes- reiteraron ayer a Isabel Díaz Ayuso que amplíe las restricciones y, si es preciso, confine todo un municipio. «No hay madrileños de primera y madrileños de segunda, es necesario que la presidenta de la Comunidad de Madrid asuma su responsabilidad y adopte medidas más duras y más contundentes», dijo Noelia Posse, regidora de Móstoles. Javier Ayala, su homólogo en Fuenlabrada, anunció que el ayuntamiento que dirige iniciará acciones legales contra el criterio sanitario de la Comunidad.

El Ejecutivo autonómico, por su parte, insiste que este es el camino a seguir. «Nuestra misión es ayudar a las personas. Las medidas que estamos tomando son las adecuadas. Test masivos, aforos, cuarentenas y el resto, a seguir adelante. Y Barajas…», defendió ayer Ayuso, en alusión también a la falta de control en el aeropuerto, competencia del Gobierno central.

Por