Vie. Abr 16th, 2021

El dispositivo para los test masivos de antígenos, uno de los pilares de la estrategia de la Comunidad de Madrid en la segunda oleada del Covid-19, no está cerrado a apenas 24 horas para su puesta en marcha. Si bien la consejería de Sanidad anunció el pasado viernes que las pruebas rápidas comenzarían a inicios de esta semana en el distrito de Puente de Vallecas, lo cierto es que esa es la única certeza del plan, aún con no pocas lagunas. El calendario para el resto de zonas afectadas –más de un millón de personas potenciales– sigue pendiente y las administraciones implicadas no saben todavía qué tipo de apoyo deben prestar. Mientras tanto, la región encara una segunda semana con confinamientos selectivos, ya con multas y con el fantasma del cierre total de fondo.

Los test a la población de las zonas con mayor incidencia del virus –45 áreas básicas de salud de siete distritos y seis municipios– es uno de los puntos capitales de la consejería para combatir el virus y que ya puso en marcha en verano. Así, el Gobierno regional solicitó la semana pasada la presencia del Ejército, de cara a actuaciones de desinfección de centros públicos y otras instalaciones, pero especialmente con apoyo logístico en el montaje de carpas u hospitales de campaña para las pruebas de antígenos.

A día de hoy, sin embargo, se desconocen cuántos militares se desplegarán en la región para este extremo y cuáles serán los puntos prioritarios a reforzar. Fuentes de la consejería de Sanidad avanzaron ayer que, «si no hay contratiempos», la previsión es que los test masivos arranquen en Puente de Vallecas, pero sin dar más detalles. Preguntados por el calendario para el resto de distritos y municipios, desde la consejería que dirige Enrique Ruiz Escudero (PP) remitieron a las diferentes reuniones que se celebrarán a lo largo de hoy, donde aseguran que se cerrarán todos los detalles y se programarán el resto de territorios para las pruebas masivas, siempre según «la incidencia del virus».

La configuración del plan será, por tanto, contra el reloj y el último día. El Ayuntamiento de la capital, que también prestará apoyo en esta tarea, sigue a la espera de que la Comunidad les indique en qué puede ayudar y dónde, a pesar de que Puente de Vallecas está confirmado como la primera parada desde la semana pasada, cuando el viceconsejero Antonio Zapatero anunció las nuevas medidas, y a pesar del número de personas que se verán afectadas. Fuentes de la concejalía de Seguridad y Emergencias explicaron a ABC que la colaboración todavía por definir abarcaría tanto personal sanitario como el control del entorno a través de la Policía Municipal.

En estos encuentros técnicos se espera que se defina también el número de militares que se necesitan en cada área. Aunque la ministra de Defensa, Margarita Robles, dijo hace días que no habían recibido comunicación alguna en ese sentido, desde el Gobierno regional dan por hecho que así será, junto a los más de 200 policías nacionales y guardias civiles. Desde Defensa, no obstante, estiman que hay cerca de 7.500 efectivos preparados para actuar, que se sumarían a los que ya prestan apoyo en labores de rastreo en la Comunidad.

Multas activas
El dispositivo se ultimará en mitad de la guerra abierta entre el Ministerio de Sanidad y la Comunidad sobre qué hacer ante el crecimiento exponencial de los contagios, con la posibilidad de que el Gobierno de la nación intervenga unilateralmente e imponga un confinamiento total en Madrid.

Hasta ese momento, si es que llega finalmente, la región vivirá una segunda semana con restricciones, con el matiz de que ya se impondrán multas, tras el respaldo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a las medidas implantadas por el equipo de Isabel Díaz Ayuso. Como ha venido informando ABC, las limitaciones de movilidad y aforo se ampliarán de las 37 zonas básicas de salud de la semana pasada a 45, de un total de 286. En total, este confinamiento quirúrgico afectará a 1.025.574 personas.

Las obligaciones serán las mismas que hace una semana, tanto a nivel general como en los barrios cerrados. La reuniones no podrán exceder de seis personas en toda la Comunidad y los comercios –con la excepción de farmacias, centros médicos, veterinarios y gasolineras–, bares y restaurantes de las zonas confinadas tendrán su aforo limitado a un 50 por ciento. En este último caso, será aplicable tanto al interior del local como a las terrazas y deberán cerrar a las 22 horas en cualquier circunstancia. Su vigencia será de nuevo para los próximos 14 días.,
El dispositivo para los test masivos de antígenos, uno de los pilares de la estrategia de la Comunidad de Madrid en la segunda oleada del Covid-19, no está cerrado a apenas 24 horas para su puesta en marcha. Si bien la consejería de Sanidad anunció el pasado viernes que las pruebas rápidas comenzarían a inicios de esta semana en el distrito de Puente de Vallecas, lo cierto es que esa es la única certeza del plan, aún con no pocas lagunas. El calendario para el resto de zonas afectadas –más de un millón de personas potenciales– sigue pendiente y las administraciones implicadas no saben todavía qué tipo de apoyo deben prestar. Mientras tanto, la región encara una segunda semana con confinamientos selectivos, ya con multas y con el fantasma del cierre total de fondo.

Los test a la población de las zonas con mayor incidencia del virus –45 áreas básicas de salud de siete distritos y seis municipios– es uno de los puntos capitales de la consejería para combatir el virus y que ya puso en marcha en verano. Así, el Gobierno regional solicitó la semana pasada la presencia del Ejército, de cara a actuaciones de desinfección de centros públicos y otras instalaciones, pero especialmente con apoyo logístico en el montaje de carpas u hospitales de campaña para las pruebas de antígenos.

A día de hoy, sin embargo, se desconocen cuántos militares se desplegarán en la región para este extremo y cuáles serán los puntos prioritarios a reforzar. Fuentes de la consejería de Sanidad avanzaron ayer que, «si no hay contratiempos», la previsión es que los test masivos arranquen en Puente de Vallecas, pero sin dar más detalles. Preguntados por el calendario para el resto de distritos y municipios, desde la consejería que dirige Enrique Ruiz Escudero (PP) remitieron a las diferentes reuniones que se celebrarán a lo largo de hoy, donde aseguran que se cerrarán todos los detalles y se programarán el resto de territorios para las pruebas masivas, siempre según «la incidencia del virus».

La configuración del plan será, por tanto, contra el reloj y el último día. El Ayuntamiento de la capital, que también prestará apoyo en esta tarea, sigue a la espera de que la Comunidad les indique en qué puede ayudar y dónde, a pesar de que Puente de Vallecas está confirmado como la primera parada desde la semana pasada, cuando el viceconsejero Antonio Zapatero anunció las nuevas medidas, y a pesar del número de personas que se verán afectadas. Fuentes de la concejalía de Seguridad y Emergencias explicaron a ABC que la colaboración todavía por definir abarcaría tanto personal sanitario como el control del entorno a través de la Policía Municipal.

En estos encuentros técnicos se espera que se defina también el número de militares que se necesitan en cada área. Aunque la ministra de Defensa, Margarita Robles, dijo hace días que no habían recibido comunicación alguna en ese sentido, desde el Gobierno regional dan por hecho que así será, junto a los más de 200 policías nacionales y guardias civiles. Desde Defensa, no obstante, estiman que hay cerca de 7.500 efectivos preparados para actuar, que se sumarían a los que ya prestan apoyo en labores de rastreo en la Comunidad.

Multas activas
El dispositivo se ultimará en mitad de la guerra abierta entre el Ministerio de Sanidad y la Comunidad sobre qué hacer ante el crecimiento exponencial de los contagios, con la posibilidad de que el Gobierno de la nación intervenga unilateralmente e imponga un confinamiento total en Madrid.

Hasta ese momento, si es que llega finalmente, la región vivirá una segunda semana con restricciones, con el matiz de que ya se impondrán multas, tras el respaldo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a las medidas implantadas por el equipo de Isabel Díaz Ayuso. Como ha venido informando ABC, las limitaciones de movilidad y aforo se ampliarán de las 37 zonas básicas de salud de la semana pasada a 45, de un total de 286. En total, este confinamiento quirúrgico afectará a 1.025.574 personas.

Las obligaciones serán las mismas que hace una semana, tanto a nivel general como en los barrios cerrados. La reuniones no podrán exceder de seis personas en toda la Comunidad y los comercios –con la excepción de farmacias, centros médicos, veterinarios y gasolineras–, bares y restaurantes de las zonas confinadas tendrán su aforo limitado a un 50 por ciento. En este último caso, será aplicable tanto al interior del local como a las terrazas y deberán cerrar a las 22 horas en cualquier circunstancia. Su vigencia será de nuevo para los próximos 14 días.

Por