Sáb. May 8th, 2021

La reforma de la sedición y el trámite de los indultos exigen transparencia,

El trato exclusivamente judicial de la cuestión catalana fue —aunque indispensable y obligado en los casos de ilegalidad— inhábil y contraproducente. Era y es ineludible afrontarla también desde una perspectiva política. Por ello, conviene descartar todo maximalismo ante iniciativas que pretenden reencauzar la vida política catalana hacia la normalidad. Y ajustarse a la máxima ponderación. No son útiles por ello los rechazos que minimizan medidas de reincorporación al quehacer común de un nutrido grupo de catalanes (y de sus dirigentes) en aras de otras, como la amnistía, ajenas a la Constitución y más propias de los cambios de régimen. Ni la defensa del orden vigente con argumentos de un pasado inexistente. La democracia es inclusiva. Y su derecho penal, garantista y humanista.

Seguir leyendo

Por