Vie. Jul 23rd, 2021

Pese a sumar millones de muertos, otras enfermedades del pasado han desaparecido de la memoria colectiva,

Cuando investigaba para escribir El jinete pálido, mi libro sobre la pandemia de gripe de 1918, cada poco tiempo tenía que pellizcarme metafóricamente. ¿De verdad habían desaparecido, al menos, 50 millones de personas en todo el mundo, tal como me decían los científicos e historiadores? ¿Y dónde estaban los homenajes a su memoria? ¿Dónde estaban los panegíricos? ¿Las novelas y las obras de teatro que hablaran de su paso por esta tierra? ¿Por qué, en lugar de gritar sus nombres desde los tejados, casi todos los supervivientes callaron su pérdida, como si no quisieran o no pudieran encontrar las palabras para transmitirla a la posteridad?

Seguir leyendo

Por