Vie. Abr 16th, 2021

La policía busca a quien intentó robar una pintura mural con un procedimiento propio de restauradores,

Casi invisibles es un itinerario artístico muy discreto, apenas apreciable, en el centro de Granada. Compuesto por siete obras de cuatro artistas dispersas por la ciudad, si se desconoce el proyecto, su presencia pasará inadvertida casi con seguridad. No es ninguna contradicción. El proyecto nació con ese objetivo: “Las obras deben pasar inadvertidas, sin alterar el entorno pero contando una historia propia del lugar”, explica Miguel Moreno Carretero, artista, gestor cultural e ideólogo del proyecto. Para la mayoría, es difícil dar con las obras. El 8 de septiembre, a las cuatro de la tarde, alguien que tenía que conocer bien el proyecto, y el valor de una de las obras, se acercó a un solar privado y abandonado. Al fondo, tras un muro, unos metros de densa maleza y disimulado en medio de un grafiti está El embovedado, una pintura mural de Julio Acab, un artista malagueño emergente. No fue una visita de admiración, sino profesional. Se ponía en marcha la primera fase de un robo que, por las características de lo sustraído, requiere de varios pasos y tiempo entre ellos. Una pintura mural no se descuelga y se retira, sino que necesita un proceso que el presunto delincuente conocía. Un clásico de la restauración, el strappo.

Seguir leyendo

Por