Mar. Jun 22nd, 2021

La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) ha cumplido con su intención de p
ersonarse como acusación ante la Audiencia Nacional en la causa que investiga presuntos delitos societarios en operaciones complejas de CaixaBank para la compra del banco portugués BPI.

En su escrito, presentado el pasado 25 de septiembre, la asociación ha defendido que estas operaciones, por las que figuran como querellados el expresidente de la entidad Isidro Fainé y el actual consejero delegado, Gonzalo Gortázar, entre otros, «podrían haber causado un grave perjuicio a los accionistas minoritarios de Caixabank», en beneficio de Criteria, su «holding» y accionista mayoritario.

La causa parte de la querella, admitida a trámite hace dos años, de dos accionistas, que relatan una serie de operaciones presuntamente irregulares en torno al contrato de permuta del 17,24% del capital que CaixaBank poseía en el Bank of East Asia (BEA) y que en diciembre de 2015 transmitió a su «accionista de control», Criteria.

En opinión de los querellantes, la transacción, en la que Criteria transmitió como contraprestación a CaixaBank acciones propias del banco que representaban un 9,9% de su capital social más una cantidad provisional de 642 millones de euros, tenía como fin último la compra de BPI.

Ahora Aemec ha coincidido en que «la venta por CaixaBank a Criteria de las participaciones (…) supuso unos graves perjuicios a los accionistas minoritarios», principalmente porque en la operación «no intervino la Junta de accionistas de la entidad» y «no reflejaba el potencial precio de las acciones de BEA».

Asimismo, ha añadido la asociación, la adquisición del 84% del banco portugués BPI «a través de una segunda OPA tras el fracaso de una primera (…) no fue, ni es, ajena a ser calificada de dudosa y de falta de transparencia» en tanto que «fue financiada con la venta de la autocartera de CaixaBank, a un precio bastante inferior».

La decisión de Aemec se ha conocido después de la comparecencia de Fainé, de los representantes de CaixaBank y Criteria, así como de los autores del informe encargado por la entidad, que defendieron la legalidad de la permuta de acciones.

La querella se dirige además contra el ex director general de relaciones internacionales Antonio Massanell, dos asesores de la presidencia, Alejandro García Bragado y Oscar Calderón, el director de cumplimiento normativo, Juan Antonio Álvarez García, y David K.P. Li, consejero de Criteria Caixacorp y presidente del BEA.,
La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) ha cumplido con su intención de p
ersonarse como acusación ante la Audiencia Nacional en la causa que investiga presuntos delitos societarios en operaciones complejas de CaixaBank para la compra del banco portugués BPI.

En su escrito, presentado el pasado 25 de septiembre, la asociación ha defendido que estas operaciones, por las que figuran como querellados el expresidente de la entidad Isidro Fainé y el actual consejero delegado, Gonzalo Gortázar, entre otros, «podrían haber causado un grave perjuicio a los accionistas minoritarios de Caixabank», en beneficio de Criteria, su «holding» y accionista mayoritario.

La causa parte de la querella, admitida a trámite hace dos años, de dos accionistas, que relatan una serie de operaciones presuntamente irregulares en torno al contrato de permuta del 17,24% del capital que CaixaBank poseía en el Bank of East Asia (BEA) y que en diciembre de 2015 transmitió a su «accionista de control», Criteria.

En opinión de los querellantes, la transacción, en la que Criteria transmitió como contraprestación a CaixaBank acciones propias del banco que representaban un 9,9% de su capital social más una cantidad provisional de 642 millones de euros, tenía como fin último la compra de BPI.

Ahora Aemec ha coincidido en que «la venta por CaixaBank a Criteria de las participaciones (…) supuso unos graves perjuicios a los accionistas minoritarios», principalmente porque en la operación «no intervino la Junta de accionistas de la entidad» y «no reflejaba el potencial precio de las acciones de BEA».

Asimismo, ha añadido la asociación, la adquisición del 84% del banco portugués BPI «a través de una segunda OPA tras el fracaso de una primera (…) no fue, ni es, ajena a ser calificada de dudosa y de falta de transparencia» en tanto que «fue financiada con la venta de la autocartera de CaixaBank, a un precio bastante inferior».

La decisión de Aemec se ha conocido después de la comparecencia de Fainé, de los representantes de CaixaBank y Criteria, así como de los autores del informe encargado por la entidad, que defendieron la legalidad de la permuta de acciones.

La querella se dirige además contra el ex director general de relaciones internacionales Antonio Massanell, dos asesores de la presidencia, Alejandro García Bragado y Oscar Calderón, el director de cumplimiento normativo, Juan Antonio Álvarez García, y David K.P. Li, consejero de Criteria Caixacorp y presidente del BEA.

Por