Dom. Mar 7th, 2021

 , Recién habían pasado cinco minutos del segundo tiempo cuando Bayern Munich encontró, en apariencia, el segundo gol del partido que definía al supercampeón de Europa. En cuanto Robert Lewandowski entró en contacto con la pelota solo, libre de marca, la defensa de Sevilla levantó la mano pidiendo el offside. El polaco siguió en la suya y combinó con Thomas Müller. Ambos estaban a cinco metros del arco. Lejos de definir, Müller le devolvió la pared al 9 que, esta vez sí, convirtió. Fue un gol de fútbol de salón que pudo haber definido el partido con Sevilla. Pero unos instantes después el VAR le avisó al inglés Michael Oliver que el polaco estaba adelantado. Por un pie. Así, el festejo alemán debió esperar un rato largo más…

Por