Mar. Jun 22nd, 2021

Aunque la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera ha sido una reclamación constante en la Junta de Castilla y León, no salió ayer precisamente satisfecho de su celebración (telemática) el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, quien lamentó que no se aportasen las cifras concretas que recibirá cada autonomía para su financiación. A pesar de que el encuentro, presidido por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se prolongó durante más de una cuatro horas, tan sólo «se informó de palabra sobre la financiación de los próximos presupuestos, pero no de lo que llegaría a cada Comunidad», detalló Carriedo.

En el transcurso de la reunión se confirmó que las regiones tendrán un nivel de déficit de referencia para 2021 del 2,2 % del PIB (la mitad asumido por la Administración central) que no será de obligado cumplimiento. Sin embargo, Castilla y León mostró su preocupación por los criterios de reparto de los fondos Covid para la recuperación económica, especialmente los europeos. En este sentido, el consejero de Economía advirtió de que «hemos oído hablar mucho de criterios que van en contra de los intereses de las regiones afectadas por los desafíos demográficos», como Castilla y León. La propuesta de la Comunidad, destacó, es que «gran parte de estos recursos tienen que distribuirse conforme a criterios relacionados con la dispersión territorial, el envejecimiento de la población y al superficie».

Sin embargo, todo apunta a que la intención del Gobierno de España va por otros derroteros dado que ya ayer se habló de «distribuir en función de la pérdida del PIB durante la pandemia, del número de personas desempleadas y parados jóvenes o de cuestiones relacionadas con la población». «Esto perjudica a comunidades como Castilla y León que hemos perdido menos PIB que la media o que tenemos menos nivel de paro, pero sufrimos dificultades estructurales muy importantes relacionados con los desafíos demográficos», avisó Carriedo. De ahí que durante la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera de ayer, el consejero castellano y leonés insistiera en que para el reparto de fondos europeos y de recuperación «haya una dotación clara con criterios objetivos y transparentes de distribución que tenga en cuenta los desafíos demográficos».

En definitiva, explicó el consejero, «son fondos para cambios estructurales y el principal cambio al que nos enfrentamos en Castilla y León es el que tiene que ver con el desafió demográfico». Por eso el consejero de Economía aseguró que no tiene mucho sentido que se quiera beneficiar a comunidades con grandes núcleos urbanos de población.

Elaborar presupuestos
El CPFF no aprobó unos objetivos de déficit y deuda de cumplimiento obligatorio por parte de las administraciones en 2021, sino que Hacienda comunicó las previsiones de déficit que el Gobierno tiene de cara al cierre de 2020 y 2021, así como una tasa de referencia orientativa sobre la que las administraciones territoriales puedan elaborar sus presupuestos de 2021 y calcular el gasto que acometer en un ejercicio en el que estarán libres de cumplir con las reglas fiscales.

Montero indicó que en 2021 las comunidades contarán con unas entregas a cuenta de más de 105.000 millones, un nivel similar al de 2020, a lo que se sumará una previsión de liquidación de 9.076 millones y el mayor margen que permitirá el levantamiento del objetivo de déficit. No se facilitaron, en cambio, cifras concretas, según denunció Carriedo.,
Aunque la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera ha sido una reclamación constante en la Junta de Castilla y León, no salió ayer precisamente satisfecho de su celebración (telemática) el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, quien lamentó que no se aportasen las cifras concretas que recibirá cada autonomía para su financiación. A pesar de que el encuentro, presidido por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se prolongó durante más de una cuatro horas, tan sólo «se informó de palabra sobre la financiación de los próximos presupuestos, pero no de lo que llegaría a cada Comunidad», detalló Carriedo.

En el transcurso de la reunión se confirmó que las regiones tendrán un nivel de déficit de referencia para 2021 del 2,2 % del PIB (la mitad asumido por la Administración central) que no será de obligado cumplimiento. Sin embargo, Castilla y León mostró su preocupación por los criterios de reparto de los fondos Covid para la recuperación económica, especialmente los europeos. En este sentido, el consejero de Economía advirtió de que «hemos oído hablar mucho de criterios que van en contra de los intereses de las regiones afectadas por los desafíos demográficos», como Castilla y León. La propuesta de la Comunidad, destacó, es que «gran parte de estos recursos tienen que distribuirse conforme a criterios relacionados con la dispersión territorial, el envejecimiento de la población y al superficie».

Sin embargo, todo apunta a que la intención del Gobierno de España va por otros derroteros dado que ya ayer se habló de «distribuir en función de la pérdida del PIB durante la pandemia, del número de personas desempleadas y parados jóvenes o de cuestiones relacionadas con la población». «Esto perjudica a comunidades como Castilla y León que hemos perdido menos PIB que la media o que tenemos menos nivel de paro, pero sufrimos dificultades estructurales muy importantes relacionados con los desafíos demográficos», avisó Carriedo. De ahí que durante la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera de ayer, el consejero castellano y leonés insistiera en que para el reparto de fondos europeos y de recuperación «haya una dotación clara con criterios objetivos y transparentes de distribución que tenga en cuenta los desafíos demográficos».

En definitiva, explicó el consejero, «son fondos para cambios estructurales y el principal cambio al que nos enfrentamos en Castilla y León es el que tiene que ver con el desafió demográfico». Por eso el consejero de Economía aseguró que no tiene mucho sentido que se quiera beneficiar a comunidades con grandes núcleos urbanos de población.

Elaborar presupuestos
El CPFF no aprobó unos objetivos de déficit y deuda de cumplimiento obligatorio por parte de las administraciones en 2021, sino que Hacienda comunicó las previsiones de déficit que el Gobierno tiene de cara al cierre de 2020 y 2021, así como una tasa de referencia orientativa sobre la que las administraciones territoriales puedan elaborar sus presupuestos de 2021 y calcular el gasto que acometer en un ejercicio en el que estarán libres de cumplir con las reglas fiscales.

Montero indicó que en 2021 las comunidades contarán con unas entregas a cuenta de más de 105.000 millones, un nivel similar al de 2020, a lo que se sumará una previsión de liquidación de 9.076 millones y el mayor margen que permitirá el levantamiento del objetivo de déficit. No se facilitaron, en cambio, cifras concretas, según denunció Carriedo.

Por