Dom. Ago 1st, 2021

«3R2020+. Del residuo al recurso mediante el reciclaje» es el nombre del proyecto que ha concuido con éxito, y que tenía, entre sus objetivos, evaluar la obtención de combustibles a partir de fuentes alternativas. El proyecto está incluido en el marco del Convenio de Colaboración firmado entre Urbaser, CTRUZ y el Ayuntamiento de Zaragoza, por el que se apoya el desarrollo de las líneas estratégicas de la economía circular con proyectos demostrativos a distintas escalas.

Integrado por un consorcio de siete empresas punteras en sus sectores, lideradas por Urbaser, ha contado con la financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (Programa CIEN, CDTI), dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

En concreto, Urbaser y CLH han colaborado en la obtención de combustible diésel para automoción a partir de residuos plásticos sin valor de mercado, gestionados actualmente en vertedero. Para lograrlo, Urbaser ha desarrollado y demostrado en su Centro de Innovación Tecnológica Alfonso Maíllo (CiAM), ubicado en Zaragoza, la viabilidad técnica de un proceso termoquímico a escala de planta piloto (TRL 7) para la transformación de plástico film procedente de residuos sólidos urbanos en combustible diésel, obtenido por destilación de los líquidos de pirólisis producidos.

Por su parte, el laboratorio central de CLH ha analizado dicho combustible y proporcionado las indicaciones necesarias para su aditivación y mejora, con el objetivo de lograr un producto final de calidad comercial que pudiera ser utilizado como diésel de automoción.

La estrecha colaboración de ambas empresas a lo largo de cuatro años ha permitido conseguir un combustible diésel que, mezclado con diésel convencional, cumple las especificaciones legales para gasóleos de clase A (RD 1088/2010) y es apto para ser utilizado en vehículos. De hecho, Urbaser y CLH realizaron una prueba piloto en la que un camión de recogida de residuos sólidos urbanos, cargado únicamente con este combustible alternativo, optimizado por el laboratorio central de CLH, realizó el servicio con normalidad por las calles de Madrid.

En la actualidad Urbaser se encarga de la limpieza de más de 45.000 kilómetros de calles en diferentes ciudades de todo el mundo y del mantenimiento de más de 59 millones de metros cuadrados de zonas verdes. Opera 130 instalaciones de tratamiento de residuos con un total de 23,2 millones de toneladas tratadas; produce 1.847 GWh de energía eléctrica a partir de residuos y en el último año ha evitado la emisión de 5 millones de toneladas de CO2 equivalente.

Para adaptase al cambio climático, Urbaser está renovando progresivamente su flota con 864 vehículos de bajas emisiones y 469 vehículos de cero emisiones. En 2019, la compañía ha evitado la emisión de 1,8 toneladas de CO2 y se ha comprometido a reducir en un 5% la intensidad de las emisiones de alcance 1 y alcance 2 para 2022.

El Grupo CLH es la empresa líder en el transporte y almacenamiento de productos petrolíferos en el mercado español, además del segundo operador logístico de Europa por extensión de red de oleoductos y capacidad de almacenamiento.

En España, cuenta con una red de oleoductos de más de 4.000 kilómetros de longitud y 39 instalaciones de almacenamiento, con una capacidad de cerca de 8 millones de metros cúbicos, así como con presencia en los principales aeropuertos españoles. A nivel internacional, la compañía está desarrollando un ambicioso plan de expansión y está presente en Reino Unido, Omán, Irlanda, Panamá y Ecuador.

El Grupo CLH ha reforzado recientemente su compromiso con el medio ambiente con la aprobación de una nueva estrategia de sostenibilidad que, además de contemplar medidas para que la empresa sea neutra en carbono en 2050, también prevé colaborar con los operadores en el desarrollo de los eco-combustibles.

Entre los principales proyectos en marcha, la compañía ha alcanzado un acuerdo para comprar energía 100% renovable durante los próximos 10 años, lo que permitirá evitar 13.600 toneladas de emisiones al año, y va a instalar placas fotovoltaicas en sus plantas para fomentar el autoconsumo. Además, ha empezado a sustituir los sistemas de iluminación de sus instalaciones por luminarias LED de alta eficiencia y mantiene alianzas con Plug Power, para promocionar el uso del hidrógeno en España, y con AOP (Asociación Española de Operadores Petrolíferos), para potenciar los combustibles líquidos bajos en carbono.

El Grupo CLH también ha creado recientemente una empresa independiente, denominada Exolum, dedicada exclusivamente a potenciar la innovación y el emprendimiento, que sirve como incubadora de nuevos proyectos.,
«3R2020+. Del residuo al recurso mediante el reciclaje» es el nombre del proyecto que ha concuido con éxito, y que tenía, entre sus objetivos, evaluar la obtención de combustibles a partir de fuentes alternativas. El proyecto está incluido en el marco del Convenio de Colaboración firmado entre Urbaser, CTRUZ y el Ayuntamiento de Zaragoza, por el que se apoya el desarrollo de las líneas estratégicas de la economía circular con proyectos demostrativos a distintas escalas.

Integrado por un consorcio de siete empresas punteras en sus sectores, lideradas por Urbaser, ha contado con la financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (Programa CIEN, CDTI), dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

En concreto, Urbaser y CLH han colaborado en la obtención de combustible diésel para automoción a partir de residuos plásticos sin valor de mercado, gestionados actualmente en vertedero. Para lograrlo, Urbaser ha desarrollado y demostrado en su Centro de Innovación Tecnológica Alfonso Maíllo (CiAM), ubicado en Zaragoza, la viabilidad técnica de un proceso termoquímico a escala de planta piloto (TRL 7) para la transformación de plástico film procedente de residuos sólidos urbanos en combustible diésel, obtenido por destilación de los líquidos de pirólisis producidos.

Por su parte, el laboratorio central de CLH ha analizado dicho combustible y proporcionado las indicaciones necesarias para su aditivación y mejora, con el objetivo de lograr un producto final de calidad comercial que pudiera ser utilizado como diésel de automoción.

La estrecha colaboración de ambas empresas a lo largo de cuatro años ha permitido conseguir un combustible diésel que, mezclado con diésel convencional, cumple las especificaciones legales para gasóleos de clase A (RD 1088/2010) y es apto para ser utilizado en vehículos. De hecho, Urbaser y CLH realizaron una prueba piloto en la que un camión de recogida de residuos sólidos urbanos, cargado únicamente con este combustible alternativo, optimizado por el laboratorio central de CLH, realizó el servicio con normalidad por las calles de Madrid.

En la actualidad Urbaser se encarga de la limpieza de más de 45.000 kilómetros de calles en diferentes ciudades de todo el mundo y del mantenimiento de más de 59 millones de metros cuadrados de zonas verdes. Opera 130 instalaciones de tratamiento de residuos con un total de 23,2 millones de toneladas tratadas; produce 1.847 GWh de energía eléctrica a partir de residuos y en el último año ha evitado la emisión de 5 millones de toneladas de CO2 equivalente.

Para adaptase al cambio climático, Urbaser está renovando progresivamente su flota con 864 vehículos de bajas emisiones y 469 vehículos de cero emisiones. En 2019, la compañía ha evitado la emisión de 1,8 toneladas de CO2 y se ha comprometido a reducir en un 5% la intensidad de las emisiones de alcance 1 y alcance 2 para 2022.

El Grupo CLH es la empresa líder en el transporte y almacenamiento de productos petrolíferos en el mercado español, además del segundo operador logístico de Europa por extensión de red de oleoductos y capacidad de almacenamiento.

En España, cuenta con una red de oleoductos de más de 4.000 kilómetros de longitud y 39 instalaciones de almacenamiento, con una capacidad de cerca de 8 millones de metros cúbicos, así como con presencia en los principales aeropuertos españoles. A nivel internacional, la compañía está desarrollando un ambicioso plan de expansión y está presente en Reino Unido, Omán, Irlanda, Panamá y Ecuador.

El Grupo CLH ha reforzado recientemente su compromiso con el medio ambiente con la aprobación de una nueva estrategia de sostenibilidad que, además de contemplar medidas para que la empresa sea neutra en carbono en 2050, también prevé colaborar con los operadores en el desarrollo de los eco-combustibles.

Entre los principales proyectos en marcha, la compañía ha alcanzado un acuerdo para comprar energía 100% renovable durante los próximos 10 años, lo que permitirá evitar 13.600 toneladas de emisiones al año, y va a instalar placas fotovoltaicas en sus plantas para fomentar el autoconsumo. Además, ha empezado a sustituir los sistemas de iluminación de sus instalaciones por luminarias LED de alta eficiencia y mantiene alianzas con Plug Power, para promocionar el uso del hidrógeno en España, y con AOP (Asociación Española de Operadores Petrolíferos), para potenciar los combustibles líquidos bajos en carbono.

El Grupo CLH también ha creado recientemente una empresa independiente, denominada Exolum, dedicada exclusivamente a potenciar la innovación y el emprendimiento, que sirve como incubadora de nuevos proyectos.

Por