Mar. Jun 22nd, 2021

700 personas se están sometiendo este viernes a pruebas PCR para determinar si son positivos o no en Covid-19 tras el brote detectado en la Universitat Politècnica de València (UPV). Los responsables de la institución académica esperan tener los resultados en el plazo más breve posible para «contar con la información» y seguir aplicando medidas de contención si es necesario.

Así lo ha aseverado el vicerrector de Alumnado de la UPV, José Luis Cueto, que ha puesto en valor la «disponibilidad» de la comunidad universitaria a hacerse las pruebas y ha recalcado la importancia de «combinar las medidas decretadas por Sanidad con la responsabilidad personal».

El vicerrector ha explicado, en declaraciones a Europa Press Televisión, que la incidencia se remonta al fin de semana pasado, cuando un estudiante del Grado de Biotecnología de la Escuela de Agrónomos se puso en contacto con el referente Covid -«cada escuela y cada facultad tiene uno para gestionar estas situaciones», ha recordado Cueto- y le notificó que era positivo en coronavirus.

«Inmediatamente, se activa el rastreo y nuestros servicios médicos en total sintonía con Salud Pública empiezan con el protocolo. De los contactos estrechos de este caso salen 23 estudiantes que también son positivos».

Además, hace dos días aparecen otros cuatro estudiantes, residentes del Colegio Mayor Galileo Galilei, con síntomas y, finalmente, contagiados, por lo que comienza también el protocolo de rastreo. «En esa parte se ve que puede haber contactos del otro positivo que puedan haber estado juntos, con lo cual empieza a configurase un escenario donde hay que hacer una serie de pruebas».

Según se ve en un vídeo difundido por À Punt, en la terraza del Colegio Mayor se celebró una fiesta no autorizada en la que los jóvenes no mantenían distancia de seguridad ni llevaban mascarilla.

Imagen de las colas de estudiantes esperando para hacer las pruebas en la UPV

EFE
Al respecto, José Luis Cueto ha comentado que el Colegio Mayor -donde se han aplicado medidas de confinamiento para evitar que posibles asintomáticos propaguen contagios- es de gestión privada, aunque está «geográficamente en el campus» de la universidad pública. Alrededor de unos 600 residentes son alumnos de la UPV, aunque no todos los usuarios, ha apostillado.

Así las cosas, se ha personado en el campus personal de Salud Pública que, junto a los servicios médicos de la entidad educativa, están realizando las pruebas «para verificar que los contactos estrechos son o no positivos».

La universidad espera que los resultados estén listos a la mayor brevedad posible para disponer de los datos que permitan emprender las medidas necesarias, es decir, si hay que confinar más cursos o grupos de materias. Hasta ahora, como medida de contención, la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural ha decidido pasar a online la formación de los cursos 2º, 3º y 4º del Grado en Biotecnología, mientras se desinfectan las aulas y laboratorios correspondientes.

Finalmente, el vicerrector ha agradecido «la colaboración y disponibilidad de todo el mundo». «Quiero lanzar este mensaje; en un contexto difícil sabíamos que estadísticamente esto podía pasar en un campus de 20.000 personas. Las aulas son espacios seguros porque hemos trabajado en los protocolos de desinfección, higiene etc. pero puede haber contacto fuera y que se produzca un contagio. Ahora es muy importante combinar las medidas de Sanidad con la responsabilidad personal», ha concluido.,
700 personas se están sometiendo este viernes a pruebas PCR para determinar si son positivos o no en Covid-19 tras el brote detectado en la Universitat Politècnica de València (UPV). Los responsables de la institución académica esperan tener los resultados en el plazo más breve posible para «contar con la información» y seguir aplicando medidas de contención si es necesario.

Así lo ha aseverado el vicerrector de Alumnado de la UPV, José Luis Cueto, que ha puesto en valor la «disponibilidad» de la comunidad universitaria a hacerse las pruebas y ha recalcado la importancia de «combinar las medidas decretadas por Sanidad con la responsabilidad personal».

El vicerrector ha explicado, en declaraciones a Europa Press Televisión, que la incidencia se remonta al fin de semana pasado, cuando un estudiante del Grado de Biotecnología de la Escuela de Agrónomos se puso en contacto con el referente Covid -«cada escuela y cada facultad tiene uno para gestionar estas situaciones», ha recordado Cueto- y le notificó que era positivo en coronavirus.

«Inmediatamente, se activa el rastreo y nuestros servicios médicos en total sintonía con Salud Pública empiezan con el protocolo. De los contactos estrechos de este caso salen 23 estudiantes que también son positivos».

Además, hace dos días aparecen otros cuatro estudiantes, residentes del Colegio Mayor Galileo Galilei, con síntomas y, finalmente, contagiados, por lo que comienza también el protocolo de rastreo. «En esa parte se ve que puede haber contactos del otro positivo que puedan haber estado juntos, con lo cual empieza a configurase un escenario donde hay que hacer una serie de pruebas».

Según se ve en un vídeo difundido por À Punt, en la terraza del Colegio Mayor se celebró una fiesta no autorizada en la que los jóvenes no mantenían distancia de seguridad ni llevaban mascarilla.

Imagen de las colas de estudiantes esperando para hacer las pruebas en la UPV

EFE
Al respecto, José Luis Cueto ha comentado que el Colegio Mayor -donde se han aplicado medidas de confinamiento para evitar que posibles asintomáticos propaguen contagios- es de gestión privada, aunque está «geográficamente en el campus» de la universidad pública. Alrededor de unos 600 residentes son alumnos de la UPV, aunque no todos los usuarios, ha apostillado.

Así las cosas, se ha personado en el campus personal de Salud Pública que, junto a los servicios médicos de la entidad educativa, están realizando las pruebas «para verificar que los contactos estrechos son o no positivos».

La universidad espera que los resultados estén listos a la mayor brevedad posible para disponer de los datos que permitan emprender las medidas necesarias, es decir, si hay que confinar más cursos o grupos de materias. Hasta ahora, como medida de contención, la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural ha decidido pasar a online la formación de los cursos 2º, 3º y 4º del Grado en Biotecnología, mientras se desinfectan las aulas y laboratorios correspondientes.

Finalmente, el vicerrector ha agradecido «la colaboración y disponibilidad de todo el mundo». «Quiero lanzar este mensaje; en un contexto difícil sabíamos que estadísticamente esto podía pasar en un campus de 20.000 personas. Las aulas son espacios seguros porque hemos trabajado en los protocolos de desinfección, higiene etc. pero puede haber contacto fuera y que se produzca un contagio. Ahora es muy importante combinar las medidas de Sanidad con la responsabilidad personal», ha concluido.

Por