Dom. Ago 1st, 2021

Jacobo «el Kiyo», salió algo aliviado de la sala de vistas. Aunque había sido condenado por prender fuego a la casa, el jurado popular le acababa de declarar no culpable del homicidio de Isaac Pérez y Julio Anderson, ocurrido en julio de 2006 en Vigo, un suceso espantoso que en la ciudad pasó a ser conocido como el «crimen de los gais». Los miembros del jurado estimaron que el Kiyo actuó «en legítima defensa ante el temor insuperable de ser violado» por la pareja y a los nueve jurados debieron parecerle pocas las 57 puñaladas (han leído bien, 57) que Jacobo les infirió a Isaac y a Julio, cuyos cuerpos quedaron convertidos en un acerico. «Como un colador quedaron», precisó… Ver Más,
Jacobo «el Kiyo», salió algo aliviado de la sala de vistas. Aunque había sido condenado por prender fuego a la casa, el jurado popular le acababa de declarar no culpable del homicidio de Isaac Pérez y Julio Anderson, ocurrido en julio de 2006 en Vigo, un suceso espantoso que en la ciudad pasó a ser conocido como el «crimen de los gais». Los miembros del jurado estimaron que el Kiyo actuó «en legítima defensa ante el temor insuperable de ser violado» por la pareja y a los nueve jurados debieron parecerle pocas las 57 puñaladas (han leído bien, 57) que Jacobo les infirió a Isaac y a Julio, cuyos cuerpos quedaron convertidos en un acerico. «Como un colador quedaron», precisó… Ver Más

Por