Jue. May 6th, 2021

CentroCentro dedica una gran retrospectiva a Fernando Botero, el estudioso de los clásicos,

“En Madrid pasó hambre”, comenta Lina Botero sobre la estancia de su padre, el artista colombiano Fernando Botero, en la capital en 1952. Lo describe como un estudiante pobre que pasó sus días trabajando como copista, pero que en esta ciudad encontró el verdadero arte que no pudo disfrutar en su ciudad natal por la falta de recursos culturales y económicos. España se convirtió entonces, indica, en un país que le ayudó a descubrirse. Lina Botero recuerda que su abuelo falleció cuando él tenía tan solo cuatro años y que su tío Joaquín le apuntó a la escuela taurina para que fuera torero. “Esa no era su verdadera vocación”, bromea, pero asegura que esa pasión le volvió a aflorar con mucha fuerza en 1983 “por la infinidad de posibilidades plásticas” que le ofrecían esas escenas.

Seguir leyendo

Por noticas