Dom. May 9th, 2021

Anda este Gobierno empecinado en regularlo todo. Cuando menos te lo esperas, te ha caído un decreto. El último, el que regula el teletrabajo, esa herramienta a la que trabajadores y empresarios nos “agarramos” el 14 de marzo para que el mundo, con nosotros dentro no terminase de irse por el sumidero.

De nuevo, los ciudadanos volvimos a estar por encima del Gobierno, lo hicimos solos y la cosa salió relativamente bien. Ahora llega un decreto que al menos el que aquí suscribe hubiese preferido que regulase políticas para fomentar el empleo que el teletrabajo, por que o se incentiva la contratación o dentro de no mucho no habrá para nadie ni trabajo ni teletrabajo. Curioso por ejemplo en el decreto-ley el apartado que evalúa los riesgos laborales. El texto alude a “La evaluación de riesgos únicamente debe alcanzar a la zona habilitada para la prestación de servicios, no extendiéndose al resto de zonas de la vivienda o lugar elegido para el desarrollo del trabajo a distancia”. Bueno es saber que si me quemo en la cocina friendo patatas no se considerará accidente laboral y que si discuto con mi vecino, no se podrá considerar situación de acoso laboral.

Rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa posterior al Consejo de Ministros en la que se ha aprobado este martes la norma que regirá el teletrabajo en España tras el acuerdo logrado con patronal y sindicatos

EFE
Vaya por delante que soy trabajador por cuenta ajena y no empresario, pero en el escenario al que nos enfrentamos si seguimos cargándolo todo a la espalda del empresario la ruina la tenemos asegurada. Sólo recordar que más del 90% del tejido empresarial español está formado por PYMES de menos de 50 trabajadores. Una cosa son las grandes multinacionales y otra la realidad en la que vivimos.,
Anda este Gobierno empecinado en regularlo todo. Cuando menos te lo esperas, te ha caído un decreto. El último, el que regula el teletrabajo, esa herramienta a la que trabajadores y empresarios nos “agarramos” el 14 de marzo para que el mundo, con nosotros dentro no terminase de irse por el sumidero.

De nuevo, los ciudadanos volvimos a estar por encima del Gobierno, lo hicimos solos y la cosa salió relativamente bien. Ahora llega un decreto que al menos el que aquí suscribe hubiese preferido que regulase políticas para fomentar el empleo que el teletrabajo, por que o se incentiva la contratación o dentro de no mucho no habrá para nadie ni trabajo ni teletrabajo. Curioso por ejemplo en el decreto-ley el apartado que evalúa los riesgos laborales. El texto alude a “La evaluación de riesgos únicamente debe alcanzar a la zona habilitada para la prestación de servicios, no extendiéndose al resto de zonas de la vivienda o lugar elegido para el desarrollo del trabajo a distancia”. Bueno es saber que si me quemo en la cocina friendo patatas no se considerará accidente laboral y que si discuto con mi vecino, no se podrá considerar situación de acoso laboral.

Rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa posterior al Consejo de Ministros en la que se ha aprobado este martes la norma que regirá el teletrabajo en España tras el acuerdo logrado con patronal y sindicatos

EFE
Vaya por delante que soy trabajador por cuenta ajena y no empresario, pero en el escenario al que nos enfrentamos si seguimos cargándolo todo a la espalda del empresario la ruina la tenemos asegurada. Sólo recordar que más del 90% del tejido empresarial español está formado por PYMES de menos de 50 trabajadores. Una cosa son las grandes multinacionales y otra la realidad en la que vivimos.

Por