Sáb. Jun 19th, 2021

«Entre los tagalos hay 12.000 prisioneros españoles. No los hay, los había. Ahora no quedan ni las dos terceras partes, porque han sucumbido ya al cuchillo, al hambre, al dolor o al maltrato. No hay saña comparable a la desarrollada contra aquellos españoles sin ventura. Cada día muere un puñado de ellos. Si no se los rescata pronto, no quedará ni uno en España como ejemplo vivo del odio y de la crueldad de los salvajes de Emilio Aguinaldo», contaba un mando militar entrevistado por el ‘Heraldo de Madrid’, el 9 de diciembre de 1898.

Las familias de los soldados que habían sido enviados a Filipinas para combatir a los independentistas tagalos, en las postrimerías del siglo XIX, leían preocupadas estas… Ver Más,
«Entre los tagalos hay 12.000 prisioneros españoles. No los hay, los había. Ahora no quedan ni las dos terceras partes, porque han sucumbido ya al cuchillo, al hambre, al dolor o al maltrato. No hay saña comparable a la desarrollada contra aquellos españoles sin ventura. Cada día muere un puñado de ellos. Si no se los rescata pronto, no quedará ni uno en España como ejemplo vivo del odio y de la crueldad de los salvajes de Emilio Aguinaldo», contaba un mando militar entrevistado por el ‘Heraldo de Madrid’, el 9 de diciembre de 1898.

Las familias de los soldados que habían sido enviados a Filipinas para combatir a los independentistas tagalos, en las postrimerías del siglo XIX, leían preocupadas estas… Ver Más

Por