Mar. May 18th, 2021

El jurado popular ha declarado por unanimidad culpable de asesinato al acusado de dar una paliza mortal a su expareja en plena calle de la capital burgalesa en la madrugada del 29 de abril de 2018
al considerar que era «consciente de lo que hacía» y que tenía intención de matar a la mujer porque la golpeó «brutalmente» en la cabeza y abdomen.

En cuanto al delito de maltrato continuado, el jurado considera que ha quedado acreditado por las declaraciones de varios testigos y las dos denuncias que interpuso la mujer, informa Efe.

También por los testimonios de varios testigos y por los restos de semen del acusado hallados en el cuerpo de la víctima, el jurado le encuentra culpable de quebrantamiento de condena, ya que tenía una orden de alejamiento de la víctima desde la denuncia que ella interpuso el 24 de marzo de 2018, poco más de un mes antes de sufrir la brutal agresión.

Tras conocer el veredicto, la fiscal ha confirmado la petición de una condena de 22 años de cárcel por asesinato con alevosía, dos años por maltrato habitual por violencia de género y un año por quebrantamiento de medida cautelar, ya que el hombre tenía una orden de alejamiento de la víctima, que le había denunciado en ocasiones anteriores por malos tratos.

La acusación particular, que representa a la familia de la víctima, y la popular, personada en nombre de la Junta de Castilla y León, elevan a 25 años la pena por asesinato con alevosía y mantienen la misma petición que la Fiscalía por los otros dos delitos.

Fiscalía y acusaciones piden también indemnizaciones para los padres y dos hermanos de la víctima.

Por su parte, el letrado defensor, que durante la vista pidió la libre absolución o, como alternativas, una falta de lesiones o la aplicación de la eximente de actuar habiendo perdido su voluntad por el consumo de drogas y alcohol, no ha planteado ninguna petición de pena concreta y se ha limitado a anunciar que recurrirá la sentencia.,
El jurado popular ha declarado por unanimidad culpable de asesinato al acusado de dar una paliza mortal a su expareja en plena calle de la capital burgalesa en la madrugada del 29 de abril de 2018
al considerar que era «consciente de lo que hacía» y que tenía intención de matar a la mujer porque la golpeó «brutalmente» en la cabeza y abdomen.

En cuanto al delito de maltrato continuado, el jurado considera que ha quedado acreditado por las declaraciones de varios testigos y las dos denuncias que interpuso la mujer, informa Efe.

También por los testimonios de varios testigos y por los restos de semen del acusado hallados en el cuerpo de la víctima, el jurado le encuentra culpable de quebrantamiento de condena, ya que tenía una orden de alejamiento de la víctima desde la denuncia que ella interpuso el 24 de marzo de 2018, poco más de un mes antes de sufrir la brutal agresión.

Tras conocer el veredicto, la fiscal ha confirmado la petición de una condena de 22 años de cárcel por asesinato con alevosía, dos años por maltrato habitual por violencia de género y un año por quebrantamiento de medida cautelar, ya que el hombre tenía una orden de alejamiento de la víctima, que le había denunciado en ocasiones anteriores por malos tratos.

La acusación particular, que representa a la familia de la víctima, y la popular, personada en nombre de la Junta de Castilla y León, elevan a 25 años la pena por asesinato con alevosía y mantienen la misma petición que la Fiscalía por los otros dos delitos.

Fiscalía y acusaciones piden también indemnizaciones para los padres y dos hermanos de la víctima.

Por su parte, el letrado defensor, que durante la vista pidió la libre absolución o, como alternativas, una falta de lesiones o la aplicación de la eximente de actuar habiendo perdido su voluntad por el consumo de drogas y alcohol, no ha planteado ninguna petición de pena concreta y se ha limitado a anunciar que recurrirá la sentencia.

Por