Lun. Ago 2nd, 2021

El PP remitió anteayer un escrito de queja a la Mesa del Congreso para protestar por la permisividad de su presidenta, Meritxell Batet, ante las «graves ofensas» vertidas contra Don Felipe por parte del portavoz de ERC en la Cámara Baja, Gabriel Rufián.

En el escrito formal enviado al órgano de gobierno del Congreso, al que ha tenido acceso ABC, la portavoz del grupo parlamentario popular, Cuca Gamarra, subraya la «muestra de parcialidad y dejación de funciones» con las que, a su juicio, actuó Batet el miércoles, durante la sesión de control.

En una pregunta de Rufián al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el portavoz republicano se refirió al Rey como el diputado número «53» de Vox y aseveró que «solo le votó un español, Francisco Franco», mientras exhibía una fotografía del dictador saludando a Don Felipe de niño.

Las protestas se extendieron en el hemiciclo, pero Batet no intervino para censurar las palabras de Rufián. Después de las preguntas al Gobierno, Pablo Casado solicitó a la presidenta que retirase del diario de sesiones dichas expresiones de conformidad a los artículos 103.1 y 104 del Reglamento del Congreso.

Según la argumentación del PP, la cuestión no puede limitarse a una mera interpretación del derecho a la libertad de expresión, como adujo Batet desde la Presidencia de la Cámara Baja, sino que «simple y llanamente» se trata de «cumplir la Constitución, las leyes y el Reglamento».

«No es ambiguo»
«No es un precepto ambiguo, indeterminado o impreciso que requiera de interpretación por parte de la Presidencia», exponen los populares.

En concreto, el artículo 103.1 del Reglamento establece: «Los diputados y los oradores serán llamados al orden cuando profirieren palabras o vertieren conceptos ofensivos al decoro de la Cámara o de sus miembros, de las Instituciones del Estado o de cualquiera otra persona o entidad».

El PP enfatiza la importancia de la forma verbal, «serán» y no «podrán ser», porque indica obligación y no interpretación. Las «ofensas» de Rufián a la primera institución del Estado, poniendo en duda su neutralidad y tachándola de autoritaria, «incurren plenamente en el supuesto previsto». Opinión compartida en Ciudadanos, que presentará otro escrito de queja a Batet, como ya anunció Edmundo Bal.,
El PP remitió anteayer un escrito de queja a la Mesa del Congreso para protestar por la permisividad de su presidenta, Meritxell Batet, ante las «graves ofensas» vertidas contra Don Felipe por parte del portavoz de ERC en la Cámara Baja, Gabriel Rufián.

En el escrito formal enviado al órgano de gobierno del Congreso, al que ha tenido acceso ABC, la portavoz del grupo parlamentario popular, Cuca Gamarra, subraya la «muestra de parcialidad y dejación de funciones» con las que, a su juicio, actuó Batet el miércoles, durante la sesión de control.

En una pregunta de Rufián al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el portavoz republicano se refirió al Rey como el diputado número «53» de Vox y aseveró que «solo le votó un español, Francisco Franco», mientras exhibía una fotografía del dictador saludando a Don Felipe de niño.

Las protestas se extendieron en el hemiciclo, pero Batet no intervino para censurar las palabras de Rufián. Después de las preguntas al Gobierno, Pablo Casado solicitó a la presidenta que retirase del diario de sesiones dichas expresiones de conformidad a los artículos 103.1 y 104 del Reglamento del Congreso.

Según la argumentación del PP, la cuestión no puede limitarse a una mera interpretación del derecho a la libertad de expresión, como adujo Batet desde la Presidencia de la Cámara Baja, sino que «simple y llanamente» se trata de «cumplir la Constitución, las leyes y el Reglamento».

«No es ambiguo»
«No es un precepto ambiguo, indeterminado o impreciso que requiera de interpretación por parte de la Presidencia», exponen los populares.

En concreto, el artículo 103.1 del Reglamento establece: «Los diputados y los oradores serán llamados al orden cuando profirieren palabras o vertieren conceptos ofensivos al decoro de la Cámara o de sus miembros, de las Instituciones del Estado o de cualquiera otra persona o entidad».

El PP enfatiza la importancia de la forma verbal, «serán» y no «podrán ser», porque indica obligación y no interpretación. Las «ofensas» de Rufián a la primera institución del Estado, poniendo en duda su neutralidad y tachándola de autoritaria, «incurren plenamente en el supuesto previsto». Opinión compartida en Ciudadanos, que presentará otro escrito de queja a Batet, como ya anunció Edmundo Bal.

Por