Jue. May 6th, 2021

Al PSOE no le ha sentado nada bien que el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por el Partido Popular y Ciudadanos, le aplique la Ley de Memoria Histórica, de la misma manera que la izquierda la ha cumplido en otras ocasiones. La decisión de la mayoría del Pleno del Consistorio madrileño, presidido por José Luis Martínez-Almeida, de retirar los nombres de las calles de Indalecio Prieto y Largo Caballero, respaldando una iniciativa de Vox, va a tener su respuesta en las instituciones que controlan los socialistas.

El primer paso lo han dado en el Senado, al anunciar ayer el portavoz socialista, Ander Gil, la presentación de una declaración institucional para que pueda ser leída en el Pleno, que empezó ayer y finaliza hoy.

Para que este tipo de iniciativas puedan ser leídas por la presidenta del Senado, Pilar Llop, el PSOE necesita la unanimidad de todos los grupos de la Cámara. Por ello, los socialistas comenzaron ayer los contactos para recabar las firmas de los portavoces, aunque la realidad es que será difícil porque Vox aseguró a ABC que no la va a apoyar. Igualmente, ni el Partido Popular ni el PNV habían decidido ayer su posición final. Ciudadanos dice que este asunto no se ha tratado en la Junta de Portavoces, por lo que no quiso pronunciarse. De hecho, hasta que finalice hoy el Pleno hay tiempo para negociar un texto nuevo sobre la base del ya presentado.

Los socialistas «apurarán los plazos» para intentar recabar «el mayor número de apoyos posibles», según fuentes socialistas, conscientes de que no conseguirán la unanimidad, pero sí forzarán a populares y a Ciudadanos a pronunciarse.

El texto socialista, después de hacer alusión a Indalecio Prieto y Largo Caballero, como «legítimos representantes» de la resistencia ante las «involuciones autoritarias», pide que «declaremos que, desde distintas convicciones ideológicas, nos une nuestro reconocimiento y memoria de todas las personas que lucharon por la democracia».

Homenaje a Azaña
Por otro lado, la Mesa del Congreso aprobó ayer con el voto favorable de PSOE, PP y Unidas Podemos rendir un homenaje a Manuel Azaña, presidente de la II República, el próximo 3 de noviembre con motivo del ochenta aniversario de su muerte. Solo Vox se posicionó en contra de este acto.

El socialista Rafael Simancas, tras la reunión de la Junta de Portavoces, calificó de «absurda» la posición de Vox y aplaudió el reconocimiento del PP a una figura aplaudida «por izquierda y derecha», informa Juan Casillas. El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, justificó el voto en contra por el actual contexto, con ataques al Jefe del Estado desde el propio Consejo de Ministros: «Un homenaje a un presidente de la República es un ataque más a la Corona».,
Al PSOE no le ha sentado nada bien que el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por el Partido Popular y Ciudadanos, le aplique la Ley de Memoria Histórica, de la misma manera que la izquierda la ha cumplido en otras ocasiones. La decisión de la mayoría del Pleno del Consistorio madrileño, presidido por José Luis Martínez-Almeida, de retirar los nombres de las calles de Indalecio Prieto y Largo Caballero, respaldando una iniciativa de Vox, va a tener su respuesta en las instituciones que controlan los socialistas.

El primer paso lo han dado en el Senado, al anunciar ayer el portavoz socialista, Ander Gil, la presentación de una declaración institucional para que pueda ser leída en el Pleno, que empezó ayer y finaliza hoy.

Para que este tipo de iniciativas puedan ser leídas por la presidenta del Senado, Pilar Llop, el PSOE necesita la unanimidad de todos los grupos de la Cámara. Por ello, los socialistas comenzaron ayer los contactos para recabar las firmas de los portavoces, aunque la realidad es que será difícil porque Vox aseguró a ABC que no la va a apoyar. Igualmente, ni el Partido Popular ni el PNV habían decidido ayer su posición final. Ciudadanos dice que este asunto no se ha tratado en la Junta de Portavoces, por lo que no quiso pronunciarse. De hecho, hasta que finalice hoy el Pleno hay tiempo para negociar un texto nuevo sobre la base del ya presentado.

Los socialistas «apurarán los plazos» para intentar recabar «el mayor número de apoyos posibles», según fuentes socialistas, conscientes de que no conseguirán la unanimidad, pero sí forzarán a populares y a Ciudadanos a pronunciarse.

El texto socialista, después de hacer alusión a Indalecio Prieto y Largo Caballero, como «legítimos representantes» de la resistencia ante las «involuciones autoritarias», pide que «declaremos que, desde distintas convicciones ideológicas, nos une nuestro reconocimiento y memoria de todas las personas que lucharon por la democracia».

Homenaje a Azaña
Por otro lado, la Mesa del Congreso aprobó ayer con el voto favorable de PSOE, PP y Unidas Podemos rendir un homenaje a Manuel Azaña, presidente de la II República, el próximo 3 de noviembre con motivo del ochenta aniversario de su muerte. Solo Vox se posicionó en contra de este acto.

El socialista Rafael Simancas, tras la reunión de la Junta de Portavoces, calificó de «absurda» la posición de Vox y aplaudió el reconocimiento del PP a una figura aplaudida «por izquierda y derecha», informa Juan Casillas. El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, justificó el voto en contra por el actual contexto, con ataques al Jefe del Estado desde el propio Consejo de Ministros: «Un homenaje a un presidente de la República es un ataque más a la Corona».

Por