Dom. Ago 1st, 2021

Un vídeo de apenas 21 segundos encendió ayer las redes sociales. D. T., una auxiliar de la residencia de mayores Las Vegas, en el municipio de Ciempozuelos, lo grabó hace tiempo con su móvil. Unas imágenes que le han costado su despido y que, según informaron a Europa Press fuentes cercanas al caso, lo filtró su expareja supuestamente para vengarse de ella. «¿Qué haces ahí tirada en el suelo? ¡Uh! Hemos llegado a la casa del terror», se burla D. T. en el vídeo, adelantado por Onda Madrid, en el que se observa a una anciana, en calcetines y camisón, sentada en un pasillo del geriátrico. Sin poder levantarse ni mediar palabra, la mujer intenta alcanzar la silla de ruedas de la que presuntamente se ha caído, mientras la empleada emite gruñidos jocosos: «No, deja eso, grrr».

El pasado miércoles, el exnovio de la empleada, A. T., que tiene actualmente una orden de alejamiento sobre ella, llamó a la residencia Las Vegas y amenazó con publicar las imágenes, con las que se hizo ilícitamente, si no despedían a D. T. Tras visionar los hechos, la dirección del centro concertado, gestionado por el grupo Albertia, decidió apartar a la cuidadora de sus funciones y rescindir su contrato por «conductas irregulares».

Con todo, desde el geriátrico han señalado que la anciana sufre un deterioro cognitivo por el que tiende a tirarse de las sillas de ruedas. «La trabajadora decidió de alguna manera que era la mejor manera de actuar, pero la conducta es irregular, empezando por la grabación. No tenía antecedentes de comportamientos similares», trasladaron ayer desde el grupo Albertia a Europa Press. Si bien la empleada tiene un periodo de cinco días de alegaciones a la rescisión de su trabajo, la dirección de la residencia está estudiando emprender acciones legales.

Inspección del centro
El revuelo causado por el vídeo podría alcanzar la Fiscalía, informaron ayer desde la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, que ha anunciado una inspección del geriátrico para comprobar la autoría de los hechos. Además, la Dirección General de Atención al Mayor se puso en contacto con el centro para pedir la apertura de un expediente interno.

Mientras, la Guardia Civil está investigando lo sucedido, después de que varios familiares de los residentes explotaran el jueves al ver las imágenes e interpusieran una denuncia
contra la maltratadora. Por su parte, la alcaldesa de Ciempozuelos, Raquel Jimeno, afirmó que tomará medidas legales para «castigar estos hechos tan deleznables».,
Un vídeo de apenas 21 segundos encendió ayer las redes sociales. D. T., una auxiliar de la residencia de mayores Las Vegas, en el municipio de Ciempozuelos, lo grabó hace tiempo con su móvil. Unas imágenes que le han costado su despido y que, según informaron a Europa Press fuentes cercanas al caso, lo filtró su expareja supuestamente para vengarse de ella. «¿Qué haces ahí tirada en el suelo? ¡Uh! Hemos llegado a la casa del terror», se burla D. T. en el vídeo, adelantado por Onda Madrid, en el que se observa a una anciana, en calcetines y camisón, sentada en un pasillo del geriátrico. Sin poder levantarse ni mediar palabra, la mujer intenta alcanzar la silla de ruedas de la que presuntamente se ha caído, mientras la empleada emite gruñidos jocosos: «No, deja eso, grrr».

El pasado miércoles, el exnovio de la empleada, A. T., que tiene actualmente una orden de alejamiento sobre ella, llamó a la residencia Las Vegas y amenazó con publicar las imágenes, con las que se hizo ilícitamente, si no despedían a D. T. Tras visionar los hechos, la dirección del centro concertado, gestionado por el grupo Albertia, decidió apartar a la cuidadora de sus funciones y rescindir su contrato por «conductas irregulares».

Con todo, desde el geriátrico han señalado que la anciana sufre un deterioro cognitivo por el que tiende a tirarse de las sillas de ruedas. «La trabajadora decidió de alguna manera que era la mejor manera de actuar, pero la conducta es irregular, empezando por la grabación. No tenía antecedentes de comportamientos similares», trasladaron ayer desde el grupo Albertia a Europa Press. Si bien la empleada tiene un periodo de cinco días de alegaciones a la rescisión de su trabajo, la dirección de la residencia está estudiando emprender acciones legales.

Inspección del centro
El revuelo causado por el vídeo podría alcanzar la Fiscalía, informaron ayer desde la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, que ha anunciado una inspección del geriátrico para comprobar la autoría de los hechos. Además, la Dirección General de Atención al Mayor se puso en contacto con el centro para pedir la apertura de un expediente interno.

Mientras, la Guardia Civil está investigando lo sucedido, después de que varios familiares de los residentes explotaran el jueves al ver las imágenes e interpusieran una denuncia
contra la maltratadora. Por su parte, la alcaldesa de Ciempozuelos, Raquel Jimeno, afirmó que tomará medidas legales para «castigar estos hechos tan deleznables».

Por