Jue. May 6th, 2021

En un Estado de Derecho, tautología que no se les cae de la boca a nuestros estatalistas oficiales (políticos, periodistas, profesores), la única justicia es la justicia legal: la justicia emana de la ley y se administra en nombre de la ley.

Pero en el 78, Abril, ingeniero agrónomo, y Guerra, director teatral, creyeron que en una Constitución (su Constitución, por cierto, no define el «poder judicial») quedaría más elegante decir, y lo dijeron, que la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey.

Bueno, pues ni esa licencia poética respeta el gobierno de Sánchez, personaje asilvestrado que en España preside, de hecho, los tres poderes, y que ha vetado la presencia del Rey en Barcelona para la entrega… Ver Más,
En un Estado de Derecho, tautología que no se les cae de la boca a nuestros estatalistas oficiales (políticos, periodistas, profesores), la única justicia es la justicia legal: la justicia emana de la ley y se administra en nombre de la ley.

Pero en el 78, Abril, ingeniero agrónomo, y Guerra, director teatral, creyeron que en una Constitución (su Constitución, por cierto, no define el «poder judicial») quedaría más elegante decir, y lo dijeron, que la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey.

Bueno, pues ni esa licencia poética respeta el gobierno de Sánchez, personaje asilvestrado que en España preside, de hecho, los tres poderes, y que ha vetado la presencia del Rey en Barcelona para la entrega… Ver Más

Por