Lun. Ago 2nd, 2021

Tras el anuncio de traslado de cinco presos de ETA el pasado día 18, en plena negociación con Bildu por los presupuestos, Instituciones Penitenciarias acaba de notificar los de seis internos más, tres de ellos mediante la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, un instrumento legal que permite hacer «un traje a medida a cada condenado», con independencia de las progresiones que les correspondieran con arreglo a la norma general.

En un comunicado, la AVT ha advertido que «con estos traslados son ya 74 los presos de ETA que se han visto beneficiados por los acercamientos de este Gobierno, que parece tener mucha prisa por cambiar presos por presupuestos, pues esta vez, ha acercado presos con delitos de sangre desde la prisión del Puerto de Santa María hasta la de Burgos». Se trata de Jon Zubiaurre, que ha sido clasificado en primer grado. Fue condenado en 2003 por la Audiencia Nacional a 97 años de prisión como responsable del asesinato de Iñaki Totorika Vega el 9 de marzo de 2001. Además, añade la AVT, son presos «que han visto mejorada su situación penitenciaria sin haber colaborado con la justicia, gesto inequívoco de arrepentimiento, utilizando simplemente la fórmula de asumir la legalidad
penitenciaria como «método de lucha para vaciar las cárceles».

Los beneficiarios del 100.2 son Roberto Lebrero Panizo, que será llevado de Sevilla a Burgos, y se encuentra cumpliendo 25 años por colocar una bomba el 27 de septiembre de 2001 en la discoteca Universal de la localidad navarra de Lacuntza. Junto a él figura Javier Zabalo, que tiene acumulada una condena de 72 años y 7 meses y será llevado de Cádiz a Valladolid. Fue considerado culpable, entre otros, de preparar y colocar en el aeropuerto de Málaga el 26 de julio de 2001 un coche-bomba, que finalmente no explotó al ser desactivado. También consta Liher Aretxabaleta, que cumple 40 años y tiene en su hoja 535 años de prisión como autor de un atentado con una furgoneta bomba en distrito madrileño de San Blas que, el 25 de mayo de 2005, hirió a 45 personas, 14 de ellas eran policías. Irá de la prisión de Ocaña, en Toledo, a Burgos.

La lista de traslados conocida hoy incluye también a Arkaiz Agote, que fue condenado a 25 años de cárcel por, entre otros, colocar un artefacto en 2006 en el Instituto de la Marina. Saldrá de Granada para ir a prisión a Cantabria. El último es Javier Atristain, que cumple 17 años por asociación ilícita y depósito de armas y será llevado de Soria a San Sebastián.,
Tras el anuncio de traslado de cinco presos de ETA el pasado día 18, en plena negociación con Bildu por los presupuestos, Instituciones Penitenciarias acaba de notificar los de seis internos más, tres de ellos mediante la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, un instrumento legal que permite hacer «un traje a medida a cada condenado», con independencia de las progresiones que les correspondieran con arreglo a la norma general.

En un comunicado, la AVT ha advertido que «con estos traslados son ya 74 los presos de ETA que se han visto beneficiados por los acercamientos de este Gobierno, que parece tener mucha prisa por cambiar presos por presupuestos, pues esta vez, ha acercado presos con delitos de sangre desde la prisión del Puerto de Santa María hasta la de Burgos». Se trata de Jon Zubiaurre, que ha sido clasificado en primer grado. Fue condenado en 2003 por la Audiencia Nacional a 97 años de prisión como responsable del asesinato de Iñaki Totorika Vega el 9 de marzo de 2001. Además, añade la AVT, son presos «que han visto mejorada su situación penitenciaria sin haber colaborado con la justicia, gesto inequívoco de arrepentimiento, utilizando simplemente la fórmula de asumir la legalidad
penitenciaria como «método de lucha para vaciar las cárceles».

Los beneficiarios del 100.2 son Roberto Lebrero Panizo, que será llevado de Sevilla a Burgos, y se encuentra cumpliendo 25 años por colocar una bomba el 27 de septiembre de 2001 en la discoteca Universal de la localidad navarra de Lacuntza. Junto a él figura Javier Zabalo, que tiene acumulada una condena de 72 años y 7 meses y será llevado de Cádiz a Valladolid. Fue considerado culpable, entre otros, de preparar y colocar en el aeropuerto de Málaga el 26 de julio de 2001 un coche-bomba, que finalmente no explotó al ser desactivado. También consta Liher Aretxabaleta, que cumple 40 años y tiene en su hoja 535 años de prisión como autor de un atentado con una furgoneta bomba en distrito madrileño de San Blas que, el 25 de mayo de 2005, hirió a 45 personas, 14 de ellas eran policías. Irá de la prisión de Ocaña, en Toledo, a Burgos.

La lista de traslados conocida hoy incluye también a Arkaiz Agote, que fue condenado a 25 años de cárcel por, entre otros, colocar un artefacto en 2006 en el Instituto de la Marina. Saldrá de Granada para ir a prisión a Cantabria. El último es Javier Atristain, que cumple 17 años por asociación ilícita y depósito de armas y será llevado de Soria a San Sebastián.

Por