Mié. Ago 4th, 2021

 , Katy Perry se pasó la mayor parte de la pandemia en cuarentena, preparándose para dos grandes lanzamientos en agosto: su quinto disco, Smile, y su primera hija, llamada Daisy Dove Bloom. “Me parece una victoria que los fans tengan un nuevo disco y yo una bebé”, dice Perry, riéndose en Zoom, con un look que ella define como de “adivina”: una camisa de seda rosa y blanca y un turbante. En Smile, Perry usa la oscuridad que sufrió en 2018 luego de su separación de quien hoy es su prometido, Orlando Bloom, y la respuesta poco entusiasta que despertó Witness, de ese mismo año, liderado por un single subversivo sobre su depresión post elecciones, “Chained to the Rhythm”. Smile mezcla desamor y esperanza, con un énfasis en esta última. “Es un disco que defiende la esperanza, la resistencia y la alegría”, dice. “Ojalá que el público se contagie algunos de esos temas”.

Por