Jue. Abr 15th, 2021

 , Ignacio Scocco definió a principios de septiembre a Marcelo Gallardo como “un ideólogo que siempre quiere reinventarse”. Bastaron un par de días para confirmar sus palabras con nuevos hechos. Después de seis meses de parate por la pandemia de coronavirus, el DT decidió patear el tablero en la Copa Libertadores, dejar atrás el sistema táctico 3-3-2-2 que venía utilizando, diseñar un inesperado 4-3-3 y darle rodaje a una carta que viene moldeando hace tiempo: Julián Álvarez. Su apuesta volvió a hacer un pleno certero porque el joven de 20 años respondió con goles y asistencias, pero por sobre todas las cosas con un juego funcional al equipo para potenciar su nivel y el de sus compañeros.

Por