Mar. Jun 22nd, 2021

La Guardia Civil ha multado durante el fin de semana a más de 70 personas tras sorprenderlas en fiestas que se estaban celebrando en otros tantos municipios de la provincia de Zaragoza y que infringían de forma flagrante las normas de prevención del coronavirus. Una de esas fiestas se estaba celebrando en un bar de Ejea de los Caballeros, localidad que lleva un mes confinada por sus desbocadas cifras de contagios.

Según informó este lunes la Benemérita, en total se han interpuesto 73 denuncias a otras tantas personas que fueron sorprendidas en esas concentraciones.

Especialmente significativo ha sido lo ocurrido en Ejea de los Caballeros, dada la disparada propagación del coronavirus que sufre esta localidad desde hace un mes y que ha obligado al cierre perimetral del municipio. Pese a la alerta sanitaria, la Guardia Civil comprobó cómo se estaban infringiendo múltiples restricciones en el bar en el que se llevó a cabo la operación, pasadas las doce de la noche del sábado.

Los agentes vieron que ese establecimiento había echado la persiana a modo de cierre. Pero, cuando entraron, comprobaron que seguía funcionando. En su interior encontraron bebiendo a más de 20 personas, ordenaron a la propietaria del bar que apagara la música y encendiera las luces. Y los agentes empezaron a cursar las propuestas de sanción: 22 denuncias por reunión ilegal, tres por no llevar la preceptiva mascarilla, otras tres denuncias por consumo de alcohol en la vía pública y tres por incumplir el confinamiento, ya que fueron identificados tres jóvenes que no eran de Ejea y que se habían saltado el cierre de la localidad para ir de fiesta a este municipio. Además, la dueña del bar también fue denunciada por incumplir el horario de cierre.

Por otra parte, a las cinco de la madrugada del sábado, agentes de la Guardia Civil disolvieron una fiesta ilegal que se estaba celebrando en una finca situada entre las localidades de Botorrita y Muel. Los organizadores habían montado un generador eléctrico, iluminación y equipos de música que emitían a gran volumen. En el interior de una caseta, los agentes localizaron alimentos y bebidas alcohólicas, y en el paraje incluso había tiendas de campaña. En total identificaron a 19 jóvenes, que fueron denunciados. Ninguno de los asistentes era el dueño de la finca, que la habían ocupado para esa fiesta.

Asimismo, poco antes de las dos de a madrugada del sábado, la Guardia Civil también localizó en Torres de Berrellén a 20 jóvenes que seguían de fiesta en el exterior de un establecimiento de hostelería que ya había cerrado. Esos 20 jóvenes fueron denunciados por incumplimiento de las medidas sanitarias de prevención del Covid. Algunos de ellos no llevaban mascarilla y estaban fumando sin guardar las distancias de seguridad obligatorias, según han informado desde la Guardia Civil.,
La Guardia Civil ha multado durante el fin de semana a más de 70 personas tras sorprenderlas en fiestas que se estaban celebrando en otros tantos municipios de la provincia de Zaragoza y que infringían de forma flagrante las normas de prevención del coronavirus. Una de esas fiestas se estaba celebrando en un bar de Ejea de los Caballeros, localidad que lleva un mes confinada por sus desbocadas cifras de contagios.

Según informó este lunes la Benemérita, en total se han interpuesto 73 denuncias a otras tantas personas que fueron sorprendidas en esas concentraciones.

Especialmente significativo ha sido lo ocurrido en Ejea de los Caballeros, dada la disparada propagación del coronavirus que sufre esta localidad desde hace un mes y que ha obligado al cierre perimetral del municipio. Pese a la alerta sanitaria, la Guardia Civil comprobó cómo se estaban infringiendo múltiples restricciones en el bar en el que se llevó a cabo la operación, pasadas las doce de la noche del sábado.

Los agentes vieron que ese establecimiento había echado la persiana a modo de cierre. Pero, cuando entraron, comprobaron que seguía funcionando. En su interior encontraron bebiendo a más de 20 personas, ordenaron a la propietaria del bar que apagara la música y encendiera las luces. Y los agentes empezaron a cursar las propuestas de sanción: 22 denuncias por reunión ilegal, tres por no llevar la preceptiva mascarilla, otras tres denuncias por consumo de alcohol en la vía pública y tres por incumplir el confinamiento, ya que fueron identificados tres jóvenes que no eran de Ejea y que se habían saltado el cierre de la localidad para ir de fiesta a este municipio. Además, la dueña del bar también fue denunciada por incumplir el horario de cierre.

Por otra parte, a las cinco de la madrugada del sábado, agentes de la Guardia Civil disolvieron una fiesta ilegal que se estaba celebrando en una finca situada entre las localidades de Botorrita y Muel. Los organizadores habían montado un generador eléctrico, iluminación y equipos de música que emitían a gran volumen. En el interior de una caseta, los agentes localizaron alimentos y bebidas alcohólicas, y en el paraje incluso había tiendas de campaña. En total identificaron a 19 jóvenes, que fueron denunciados. Ninguno de los asistentes era el dueño de la finca, que la habían ocupado para esa fiesta.

Asimismo, poco antes de las dos de a madrugada del sábado, la Guardia Civil también localizó en Torres de Berrellén a 20 jóvenes que seguían de fiesta en el exterior de un establecimiento de hostelería que ya había cerrado. Esos 20 jóvenes fueron denunciados por incumplimiento de las medidas sanitarias de prevención del Covid. Algunos de ellos no llevaban mascarilla y estaban fumando sin guardar las distancias de seguridad obligatorias, según han informado desde la Guardia Civil.

Por