Lun. Ago 2nd, 2021

La Policía Nacional ha auxiliado en Valencia a una bebé de un año que se encontraba convulsionando. Los agentes la trasladaron rápidamente en un vehículo policial y dieron aviso al centro hospitalario para que tuviese todo listo a su llegada.

Los hechos ocurrieron este martes, sobre las dos de la tarde, cuando los agentes se encontraban prestando servicio de prevención de la seguridad ciudadana en vehículo policial, según ha informado el cuerpo armado en un comunicado.

En un momento dado, observaron en la vía pública a un hombre corriendo, muy alterado, con un bebé en brazos, seguido por una mujer, también muy nerviosa y gritando.

Los policías se acercaron a ver qué sucedía y comprobaron que la menor tenía convulsiones y se encontraba amoratada y semiinconsciente, por lo que, puesto que su vida corría peligro, decidieron trasladar rápidamente a la bebé y a sus padres hasta un centro hospitalario, empleando los acústicos y luminosos.

Los agentes, además, contactaron con la Sala del 091 para que comunicasen al hospital la llegada inminente del bebé a fin de que estuviese todo listo para ser atendido. De este modo, en cuanto llegaron al centro hospitalario, los servicios médicos se hicieron cargo de manera urgente de la menor.

La rápida actuación de los policías ha permitido poner a salvo a la niña, cuyo estado, al parecer, no reviste gravedad.,
La Policía Nacional ha auxiliado en Valencia a una bebé de un año que se encontraba convulsionando. Los agentes la trasladaron rápidamente en un vehículo policial y dieron aviso al centro hospitalario para que tuviese todo listo a su llegada.

Los hechos ocurrieron este martes, sobre las dos de la tarde, cuando los agentes se encontraban prestando servicio de prevención de la seguridad ciudadana en vehículo policial, según ha informado el cuerpo armado en un comunicado.

En un momento dado, observaron en la vía pública a un hombre corriendo, muy alterado, con un bebé en brazos, seguido por una mujer, también muy nerviosa y gritando.

Los policías se acercaron a ver qué sucedía y comprobaron que la menor tenía convulsiones y se encontraba amoratada y semiinconsciente, por lo que, puesto que su vida corría peligro, decidieron trasladar rápidamente a la bebé y a sus padres hasta un centro hospitalario, empleando los acústicos y luminosos.

Los agentes, además, contactaron con la Sala del 091 para que comunicasen al hospital la llegada inminente del bebé a fin de que estuviese todo listo para ser atendido. De este modo, en cuanto llegaron al centro hospitalario, los servicios médicos se hicieron cargo de manera urgente de la menor.

La rápida actuación de los policías ha permitido poner a salvo a la niña, cuyo estado, al parecer, no reviste gravedad.

Por