Jue. May 6th, 2021

«No me parece prudente buscar subterfugios. Hay que cumplir las normas y el que no lo haga debe ser sancionado». Así de tajante se mostró ayer el alcalde de León, José Antonio Diez, que advirtió a los ciudadanos que las medidas de restricción que afectan a la capital, en vigor desde las 00:00 horas de hoy, se toman por una cuestión de necesidad, «por el bien de todos», y que, por lo tanto, no respetarlas debe ser «castigado». Así, mientras en otros lugares en circunstancias parejas han optado por dar un margen para informar a quien se salta las normas, en León las sanciones se impondrán «desde el primer día». Una situación que también se producirá en Palencia, donde ayer se acordaron las medidas de coordinación entre Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Municipal para realizar los controles en siete puntos claves de la ciudad para identificar a cualquiera que incumpla las restricciones marcadas por la Junta y que básicamente impiden la entrada y la salida de la ciudad salvo por causa justificada -laboral o sanitaria, principalmente-.

En León se realizarán labores de control y vigilancia con el fin de que las restricciones sirvan para alcanzar el fin último de frenar la expansión de la pandemia y aliviar la presión hospitalaria. No obstante, Diez es consciente de la «dificultad» que supone esta tarea en una ciudad que tiene «mucha permeabilidad», con varias vías de entrada y salida. Por ello, hizo un llamamiento a la responsabilidad individual y pidió «concienciación y respeto a las normas» como única forma «de salir» de sortear los efectos de unas medidas que limitan y que «sufren todos los ciudadanos».

Diez también señaló que el Ayuntamiento pondrá a disposición de las autoridades sanitarias todos los espacios con los que cuenta para la realización de pruebas PCR -que ahora mismo cree que se llevan a cabo de forma «indigna para los ciudadanos».

Sobre este asunto también se pronunció el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, señaló que los servicios de la Policía Nacional en León, Miranda de Ebro y Palencia se «reordenarán e intensificarán» para llevar a cabo el control de la movilidad, pero no se incrementarán los efectivos, tras las restricciones decretadas por la Junta de Castilla y León.

Aseguró que todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad estarán «a setas y roles» y, en función de su despliegue «habrá ocasiones en que hagan controles de la movilidad de los ciudadanos y de las personas que tienen que guardar cuarentenas, además de los ordinarios».

Llamamiento a los jóvenes
Y es que Izquierdo negó que estas restricciones en León, Miranda de Ebro y Palencia impliquen el incremento de la plantilla o el desplazamiento de agentes a estas localidades para su control, sino que se tratará de «reordenar los servicios, intensificarlos y, sobre todo, coordinarlos mejor».

El delegado del Gobierno en Castilla y León realizó estas declaraciones durante su visita a Salamanca, donde como «ciudad universitaria», aprovechó para hacer un llamamiento para pedir «un esfuerzo de responsabilidad mayor a los jóvenes», en la medida en que «algunos de los focos de contagio se están produciendo en algunas fiestas, que no eran las habituales en años anteriores, en domicilios y colegios universitarios». Por ello, reiteró su petición, «en estas fechas de arranque del curso universitario», a los estudiantes, a los que solicitó «la mayor de las responsabilidades posibles» porque, aunque «probablemente a los jóvenes el coronavirus les afecte poco o puedan ser asintomáticos, puede llevar a la muerte a los familiares».,
«No me parece prudente buscar subterfugios. Hay que cumplir las normas y el que no lo haga debe ser sancionado». Así de tajante se mostró ayer el alcalde de León, José Antonio Diez, que advirtió a los ciudadanos que las medidas de restricción que afectan a la capital, en vigor desde las 00:00 horas de hoy, se toman por una cuestión de necesidad, «por el bien de todos», y que, por lo tanto, no respetarlas debe ser «castigado». Así, mientras en otros lugares en circunstancias parejas han optado por dar un margen para informar a quien se salta las normas, en León las sanciones se impondrán «desde el primer día». Una situación que también se producirá en Palencia, donde ayer se acordaron las medidas de coordinación entre Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Municipal para realizar los controles en siete puntos claves de la ciudad para identificar a cualquiera que incumpla las restricciones marcadas por la Junta y que básicamente impiden la entrada y la salida de la ciudad salvo por causa justificada -laboral o sanitaria, principalmente-.

En León se realizarán labores de control y vigilancia con el fin de que las restricciones sirvan para alcanzar el fin último de frenar la expansión de la pandemia y aliviar la presión hospitalaria. No obstante, Diez es consciente de la «dificultad» que supone esta tarea en una ciudad que tiene «mucha permeabilidad», con varias vías de entrada y salida. Por ello, hizo un llamamiento a la responsabilidad individual y pidió «concienciación y respeto a las normas» como única forma «de salir» de sortear los efectos de unas medidas que limitan y que «sufren todos los ciudadanos».

Diez también señaló que el Ayuntamiento pondrá a disposición de las autoridades sanitarias todos los espacios con los que cuenta para la realización de pruebas PCR -que ahora mismo cree que se llevan a cabo de forma «indigna para los ciudadanos».

Sobre este asunto también se pronunció el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, señaló que los servicios de la Policía Nacional en León, Miranda de Ebro y Palencia se «reordenarán e intensificarán» para llevar a cabo el control de la movilidad, pero no se incrementarán los efectivos, tras las restricciones decretadas por la Junta de Castilla y León.

Aseguró que todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad estarán «a setas y roles» y, en función de su despliegue «habrá ocasiones en que hagan controles de la movilidad de los ciudadanos y de las personas que tienen que guardar cuarentenas, además de los ordinarios».

Llamamiento a los jóvenes
Y es que Izquierdo negó que estas restricciones en León, Miranda de Ebro y Palencia impliquen el incremento de la plantilla o el desplazamiento de agentes a estas localidades para su control, sino que se tratará de «reordenar los servicios, intensificarlos y, sobre todo, coordinarlos mejor».

El delegado del Gobierno en Castilla y León realizó estas declaraciones durante su visita a Salamanca, donde como «ciudad universitaria», aprovechó para hacer un llamamiento para pedir «un esfuerzo de responsabilidad mayor a los jóvenes», en la medida en que «algunos de los focos de contagio se están produciendo en algunas fiestas, que no eran las habituales en años anteriores, en domicilios y colegios universitarios». Por ello, reiteró su petición, «en estas fechas de arranque del curso universitario», a los estudiantes, a los que solicitó «la mayor de las responsabilidades posibles» porque, aunque «probablemente a los jóvenes el coronavirus les afecte poco o puedan ser asintomáticos, puede llevar a la muerte a los familiares».

Por