Vie. Mar 5th, 2021

El propranolol, un fármaco eficaz contra los hemangiomas infantiles (‘nevos de fresa’, que se asemejan a las marcas de nacimiento), también se puede utilizar para tratar las malformaciones cavernosas cerebrales, una afección caracterizada por vasos sanguíneos deformes en el cerebro y en otras partes. Lo acaba de demostrar un equipo de la Universidad de Uppsala (Suecia) y lo publican en la revista científica «Stroke».

«Hasta ahora, no ha habido ningún tratamiento farmacológico para estos pacientes, por lo que nuestros resultados pueden ser muy importantes», asegura Peetra Magnusson, quien dirigió el estudio.

Las malformaciones cavernosas cerebrales (CCM, también llamadas angiomas cavernosos o cavernomas) son lesiones vasculares en los vasos sanguíneos del cerebro y en otras partes, causadas por cambios genéticos que pueden ser hereditarios o surgir espontáneamente.

Hoy en día, el único tratamiento posible es la cirugía que extirpa estas lesiones. Sin embargo, las intervenciones quirúrgicas en el cerebro conllevan un gran riesgo. Debido que las malformaciones vasculares, además, reaparecen en la forma hereditaria, se requiere urgentemente un tratamiento farmacológico.

El propranolol, un betabloqueante, se utiliza para el tratamiento de enfermedades y afecciones cardiovasculares, como la hipertensión arterial. Pero también se puede emplear para tratar un hemangioma, una malformación de los vasos sanguíneos común en los niños.

«Examinamos ratones con malformaciones vasculares en el cerebro (cavernomas o CCM) que correspondían a la forma hereditaria de la patología en humanos. A los ratones se les administró propranolol en el agua que bebían y pudimos ver que los cavernomas eran cada vez menos y más pequeños. Los vasos sanguíneos también funcionaban mejor, con menos fugas y mejores contactos entre sus células», dice Magnusson.

Debido que las malformaciones vasculares, además, reaparecen en la forma hereditaria, se requiere urgentemente un tratamiento farmacológico

La dosis de propranolol administrada a los animales fue equivalente a la utilizada para tratar enfermedades en humanos. Usando un microscopio electrónico, los investigadores pudieron estudiar cómo el fármaco afectaba los cavernomas.

Los resultados mostraron que el propranolol se puede usar para encoger y estabilizar las lesiones vasculares y puede ser un medicamento potencial para tratar estas lesiones.

«Lo que hace que el estudio sea especialmente interesante es que en Italia ya se está llevando a cabo un estudio clínico en el que los pacientes con malformaciones cavernosas cerebrales van a recibir un tratamiento de dos años con propranolol. Durante este período, serán monitorizados mediante resonancia magnética de los vasos sanguíneos, para ver cómo se desarrollan las malformaciones», explica la profesora Elisabetta Dejana, del Instituto IFOM (Italia).,
El propranolol, un fármaco eficaz contra los hemangiomas infantiles (‘nevos de fresa’, que se asemejan a las marcas de nacimiento), también se puede utilizar para tratar las malformaciones cavernosas cerebrales, una afección caracterizada por vasos sanguíneos deformes en el cerebro y en otras partes. Lo acaba de demostrar un equipo de la Universidad de Uppsala (Suecia) y lo publican en la revista científica «Stroke».

«Hasta ahora, no ha habido ningún tratamiento farmacológico para estos pacientes, por lo que nuestros resultados pueden ser muy importantes», asegura Peetra Magnusson, quien dirigió el estudio.

Las malformaciones cavernosas cerebrales (CCM, también llamadas angiomas cavernosos o cavernomas) son lesiones vasculares en los vasos sanguíneos del cerebro y en otras partes, causadas por cambios genéticos que pueden ser hereditarios o surgir espontáneamente.

Hoy en día, el único tratamiento posible es la cirugía que extirpa estas lesiones. Sin embargo, las intervenciones quirúrgicas en el cerebro conllevan un gran riesgo. Debido que las malformaciones vasculares, además, reaparecen en la forma hereditaria, se requiere urgentemente un tratamiento farmacológico.

El propranolol, un betabloqueante, se utiliza para el tratamiento de enfermedades y afecciones cardiovasculares, como la hipertensión arterial. Pero también se puede emplear para tratar un hemangioma, una malformación de los vasos sanguíneos común en los niños.

«Examinamos ratones con malformaciones vasculares en el cerebro (cavernomas o CCM) que correspondían a la forma hereditaria de la patología en humanos. A los ratones se les administró propranolol en el agua que bebían y pudimos ver que los cavernomas eran cada vez menos y más pequeños. Los vasos sanguíneos también funcionaban mejor, con menos fugas y mejores contactos entre sus células», dice Magnusson.

Debido que las malformaciones vasculares, además, reaparecen en la forma hereditaria, se requiere urgentemente un tratamiento farmacológico

La dosis de propranolol administrada a los animales fue equivalente a la utilizada para tratar enfermedades en humanos. Usando un microscopio electrónico, los investigadores pudieron estudiar cómo el fármaco afectaba los cavernomas.

Los resultados mostraron que el propranolol se puede usar para encoger y estabilizar las lesiones vasculares y puede ser un medicamento potencial para tratar estas lesiones.

«Lo que hace que el estudio sea especialmente interesante es que en Italia ya se está llevando a cabo un estudio clínico en el que los pacientes con malformaciones cavernosas cerebrales van a recibir un tratamiento de dos años con propranolol. Durante este período, serán monitorizados mediante resonancia magnética de los vasos sanguíneos, para ver cómo se desarrollan las malformaciones», explica la profesora Elisabetta Dejana, del Instituto IFOM (Italia).

Por