Sáb. Feb 27th, 2021

El Gobierno británico aporta presupuesto extra para compensar la pérdida de renta de la reina,

El turista que pasea asombrado por la majestuosidad y belleza de Regent Street, en Londres, se asombraría al saber que muchos de esos edificios y locales comerciales de lujo pertenecen a una misma propietaria: Isabel II. Es una pequeña parte del llamado Crown Estate (Patrimonio Inmobiliario Real) que atesora la Casa de Windsor. Ya hace muchas décadas que la gestión es pública. Un 25% por ciento de los beneficios, el llamado Sovereign Grant (Fondo Soberano), se destina cada año a financiar las actividades oficiales de la Familia Real o a mantener sus instalaciones y personal. Unos 90 millones de euros, según las últimas cifras. Aparte están los ingresos personales que la reina y sus descendientes obtienen de propiedades distintas, como el ducado de Lancaster.

Seguir leyendo

Por