Lun. Ago 2nd, 2021

La falta de dosis obligó ayer a cancelar la vacunación prevista para este fin de semana en Burgos capital y las localidades de Aranda de Duero y Villarcayo. Estas citas, que estaban destinadas a las primeras inoculaciones para los nacidos entre 1995 y 2002, se posponen para garantizar las segundas a otros grupos, según la delegación territorial de la Junta en la provincia.

Pese a este contratiempo en la vacunación, en Castilla y León ya hay más 1,4 millones de personas inmunizadas. Si bien la cobertura es amplia, la quinta ola sigue dejando registros preocupantes. En el último parte, Sanidad ha notificado 1.648 nuevos casos y tres nuevos fallecidos en las provincias de Burgos, León y Palencia.

Estos datos vienen acompañados de un crecimiento de la incidencia acumulada a catorce días. En una semana esta tasa crece un 18%, pasando de los 763 casos por cien mil habitantes del día 14 de julio, a los 900 de ayer.

Los hospitales también reflejan la magnitud de esta quinta ola. En una sola semana la cifra se duplica. El día 14 de julio había 196 personas ingresadas en planta con síntomas compatibles con Covid, mientras que ayer los centros sanitarios de Castilla León tenían a 397 personas en sus planta.

Parecida situación se da en las UCI. En una semana se ha pasado de 39 pacientes a 63, lo que se traduce en un aumento del 75% en el número de pacientes más graves. El coronavirus ocupa el 19% de las camas de estas unidades de críticas en Castilla y León. Si se suma al resto de patologías, las UCI de la Comunidad están al 62% de su capacidad con hospitales como el de Palencia y el de Salamanca con un 90% de sus camas llenas.

El único aspecto positivo, la incidencia a siete días, que acumula otro día de descenso y está en los 412,54 casos. Además, se dio el alta a 48 personas.,
La falta de dosis obligó ayer a cancelar la vacunación prevista para este fin de semana en Burgos capital y las localidades de Aranda de Duero y Villarcayo. Estas citas, que estaban destinadas a las primeras inoculaciones para los nacidos entre 1995 y 2002, se posponen para garantizar las segundas a otros grupos, según la delegación territorial de la Junta en la provincia.

Pese a este contratiempo en la vacunación, en Castilla y León ya hay más 1,4 millones de personas inmunizadas. Si bien la cobertura es amplia, la quinta ola sigue dejando registros preocupantes. En el último parte, Sanidad ha notificado 1.648 nuevos casos y tres nuevos fallecidos en las provincias de Burgos, León y Palencia.

Estos datos vienen acompañados de un crecimiento de la incidencia acumulada a catorce días. En una semana esta tasa crece un 18%, pasando de los 763 casos por cien mil habitantes del día 14 de julio, a los 900 de ayer.

Los hospitales también reflejan la magnitud de esta quinta ola. En una sola semana la cifra se duplica. El día 14 de julio había 196 personas ingresadas en planta con síntomas compatibles con Covid, mientras que ayer los centros sanitarios de Castilla León tenían a 397 personas en sus planta.

Parecida situación se da en las UCI. En una semana se ha pasado de 39 pacientes a 63, lo que se traduce en un aumento del 75% en el número de pacientes más graves. El coronavirus ocupa el 19% de las camas de estas unidades de críticas en Castilla y León. Si se suma al resto de patologías, las UCI de la Comunidad están al 62% de su capacidad con hospitales como el de Palencia y el de Salamanca con un 90% de sus camas llenas.

El único aspecto positivo, la incidencia a siete días, que acumula otro día de descenso y está en los 412,54 casos. Además, se dio el alta a 48 personas.

Por