Lun. Jun 21st, 2021

El ocio nocturno se recicla en Lugo con el beneplácito del Ayuntamiento. El consistorio socialista autoriza a los establecimientos de este tipo, entre los más penalizados por la pandemia de coronavirus, a desarrollar aquella parte de su actividad estrictamente hostelera, como la venta de bebidas y comidas, según corresponda a su licencia, siempre en horario de tarde.

El ocio nocturno abrió fugazmente en verano pero volvió a bajar la persiana en toda España al iniciarse la segunda ola del Covid. Una decisión que puso en pie de guerra al sector. Han sido varias las ocasiones en las que han acudido a la justicia. En La Coruña, incluso, el dueño de un pub se declaró en huelga de hambre para que le permitieran abrir, al considerar que así se lo permitía su licencia.

En el caso de Lugo, que vive este año un San Froilán atípico, la alcaldesa, Lara Méndez, explicó que siguen el ejemplo de otras ciudades españolas bajo el objetivo de «intentar buscar el equilibrio tan deseado entre el control de la pandemia y contribuir a la dinamización económica de la ciudad». La regidora asegura que se escuchó a los propietarios de locales de ocio nocturno y su respuesta es permitirles abrir en horario de tarde, en atención a sus demandas.

El Ayuntamiento lucense, según Méndez, es sensible al hecho de que estos negocios llevan «muchos meses» con sus puertas cerradas, y «sin ningún ingreso»; «corriendo un gran riesgo para poder mantener» su actividad. Lugo busca «seguir dinamizando» su economía, y ayudar a «mantener los puestos de trabajo», «dentro de las pautas y márgenes establecidos por las autoridades sanitarias y las restricciones impuestas por la Xunta».

¿Cómo es el «reciclaje» habilitado desde el Concello? Los establecimientos de ocio nocturno con licencia municipal de actividad en vigor en las categorías de discoteca, pub y locales de ocio nocturno, se explica, podrán seguir desarrollando aquella parte de su actividad «de contenido puramente hostelero» dentro de esos «límites, criterios y condiciones» que fija Sanidade para la hostelería. Según su licencia ya concedida, podrán vender y suministrar comidas y/o bebidas.

Lo que no podrán hacer es excederse de esas limitaciones en el desarrollo de sus actividades. La apertura queda sujeta a la que coresponda conforme a la licencia de la que disponga cada local. El horario máximo de cierre quedará fijado en las 01.00 horas, se explica desde el Ayuntamiento de Lugo. No se podrán admitir nuevos clientes a partir de las 0.00. Tampoco se permitirá el uso de pistas de baile o similares, y queda prohibida la utilización de los equipos de reproducción de música amplificada.

Un ocio nocturno que deja de ser nocturno y se adapta para poder sobrevivir.,
El ocio nocturno se recicla en Lugo con el beneplácito del Ayuntamiento. El consistorio socialista autoriza a los establecimientos de este tipo, entre los más penalizados por la pandemia de coronavirus, a desarrollar aquella parte de su actividad estrictamente hostelera, como la venta de bebidas y comidas, según corresponda a su licencia, siempre en horario de tarde.

El ocio nocturno abrió fugazmente en verano pero volvió a bajar la persiana en toda España al iniciarse la segunda ola del Covid. Una decisión que puso en pie de guerra al sector. Han sido varias las ocasiones en las que han acudido a la justicia. En La Coruña, incluso, el dueño de un pub se declaró en huelga de hambre para que le permitieran abrir, al considerar que así se lo permitía su licencia.

En el caso de Lugo, que vive este año un San Froilán atípico, la alcaldesa, Lara Méndez, explicó que siguen el ejemplo de otras ciudades españolas bajo el objetivo de «intentar buscar el equilibrio tan deseado entre el control de la pandemia y contribuir a la dinamización económica de la ciudad». La regidora asegura que se escuchó a los propietarios de locales de ocio nocturno y su respuesta es permitirles abrir en horario de tarde, en atención a sus demandas.

El Ayuntamiento lucense, según Méndez, es sensible al hecho de que estos negocios llevan «muchos meses» con sus puertas cerradas, y «sin ningún ingreso»; «corriendo un gran riesgo para poder mantener» su actividad. Lugo busca «seguir dinamizando» su economía, y ayudar a «mantener los puestos de trabajo», «dentro de las pautas y márgenes establecidos por las autoridades sanitarias y las restricciones impuestas por la Xunta».

¿Cómo es el «reciclaje» habilitado desde el Concello? Los establecimientos de ocio nocturno con licencia municipal de actividad en vigor en las categorías de discoteca, pub y locales de ocio nocturno, se explica, podrán seguir desarrollando aquella parte de su actividad «de contenido puramente hostelero» dentro de esos «límites, criterios y condiciones» que fija Sanidade para la hostelería. Según su licencia ya concedida, podrán vender y suministrar comidas y/o bebidas.

Lo que no podrán hacer es excederse de esas limitaciones en el desarrollo de sus actividades. La apertura queda sujeta a la que coresponda conforme a la licencia de la que disponga cada local. El horario máximo de cierre quedará fijado en las 01.00 horas, se explica desde el Ayuntamiento de Lugo. No se podrán admitir nuevos clientes a partir de las 0.00. Tampoco se permitirá el uso de pistas de baile o similares, y queda prohibida la utilización de los equipos de reproducción de música amplificada.

Un ocio nocturno que deja de ser nocturno y se adapta para poder sobrevivir.

Por