Dom. Ago 1st, 2021

El delantero uruguayo, tercer máximo goleador de la historia del club, se marcha del Barça entre lágrimas y tras evitar polemizar con Bartomeu: “Hoy es mi despedida. No le voy a dar el gusto a nadie”,

Luis Suárez lo tenía claro. En realidad, lo tiene claro desde siempre, como si formara parte de su ADN: quiere luchar. “Me siento capacitado para competir en la Liga y estoy con muchas ganas. Más después del último año. Seguiré compitiendo, con ilusión y nuevos objetivos”, explicó el delantero, de 33 años, en su despedida del Barcelona en el Camp Nou. El uruguayo llegó a la sala de prensa Ricard Maxenchs acompañado por el presidente Josep Maria Bartomeu. Su familia aguardaba sentada, junto a su íntimo amigo Leo Messi y los otros tres capitanes del Barça: Busquets, Piqué y Sergi Roberto. Tampoco se lo quiso perder Jordi Alba. “Es muy difícil para mí”, se arrancó Suárez, entrecortado por las lágrimas; “dejo muchos amigos aquí. Se va un ser humano que tiene sentimientos. Gracias a mi familia, que son los que han soportado y vivido todo conmigo. Lo bueno lo han disfrutado y en lo malo me han animado siempre. Pero me quedo con todo lo lindo. Que mis hijos me vean levantar trofeos y celebrar goles, que me vean al lado del mejor de la historia. Eso para mí va a quedar. Agradecer a la afición todo el cariño, que me valora, y eso jamás lo voy a olvidar. Muchas gracias también al staff. Siempre tendrán un culé más esté donde esté”.

Seguir leyendo

Por