Dom. May 9th, 2021

 , El robo de teléfonos celulares es uno de los delitos más repetidos en el área metropolitana. Es el blanco preferido de los motochorros, ya que colocación en el mercado negro permite a los delincuentes ganancias más abultadas que al quedarse con la billetera de la víctima. Esa modalidad delictiva necesita a compradores que no se interpelen sobre su posición en el negocio criminal y no pregunten sobre el origen de un aparato ofrecido muy por debajo de su valor comercial y que bien puede estar manchado de sangre. Entre el ladrón y el usuario se ubica el revendedor, que en muchos casos maneja la operación ilegal sin esconderse demasiado. Sobre esa posición de los intermediarios del crimen avanzó la Policía de la Ciudad: en una galería comercial ubicada en Sarmiento al 2800 detectaron que se ofrecían a la venta 445 celulares robados.

Por